Miércoles. 22.11.2017 |
El Tiempo
Ceuta Actualidad

PARA FRENAR LA ENTRADA DE MIGRANTES

Marruecos blinda la playa de Beliones con vallas metálicas y efectivos de las Fuerzas Auxiliares

En las imágenes se aprecian las vallas metálicas y los efectivos con los cascos y escudos en la playa / ANTONIO SEMPERE
En las imágenes se aprecian las vallas metálicas y los efectivos con los cascos y escudos en la playa / ANTONIO SEMPERE

La colaboración entre España y Marruecos para frenar la entrada de migrantes al territorio nacional ha provocado que las Fuerzas de Seguridad del país vecino hayan blindado, con vallas metálicas y alambre de espino, a modo de una especie de concertina, toda la zona de la playa de Beliones.

Marruecos blinda la playa de Beliones con vallas metálicas y efectivos de las Fuerzas Auxiliares

Los últimos intentos de entrada de migrantes procedente de Marruecos al territorio nacional por la zona del espigón de la valla fronteriza de Benzú han provocado que las autoridades del país vecino hayan decidido blindar la zona de playa de Beliones y todo sus alrededores.

A tal efecto, las autoridades marroquíes han cerrado todos los accesos a la playa con vallas metálicas, tanto en la zona por la que habitualmente acceden los migrantes, como en la parte que está junto al espigón y la torre de vigilancia de la Guardia Civil en la valla fronteriza de Benzú.

Fotos dispositivo playa benzu zona marroquí (custom-4)

Al margen de los obstáculos, que ahora hacen casi imposible llegar a la orilla de la playa, las Fuerzas de Seguridad marroquíes tienen desplegado un importante número de efectivos en el lugar, tal y como se puede apreciar en las imágenes que ilustran esta información.

Los agentes de las Fuerzas Auxiliares están provistos de cascos y escudos, así como el material necesario para hacer desistir a los migrantes de su intento de cruzar al otro lado de la valla.

Fotos dispositivo playa benzu zona marroquí (custom-2)El último caso de entrada irregular se produjo el pasado 23 de abril, cuando 101 migrantes de origen subsahariano lograron superar la valla fronteriza de Benzú y alcanzar territorio español. El grupo aprovechó la marea baja para bordear el espigón con el propósito de ganar las rocas inmediatas a la playa, donde se concentraron bajo la vigilancia de un amplio dispositivo desplegado por la Guardia Civil.

El salto se producía en torno a las diez y media de la mañana cuando un nutrido contingente de personas comenzó a aproximarse a la valla fronteriza. La intervención de la Gendarmería marroquí frustró el intento de otro centenar de migrantes que fueron contenidos del otro lado de la frontera. Los que lograron eludir el acoso policial fueron retenidos por un cordón de guardias civiles que, a lo largo de la playa, coordinaron el traslado de los recién llegados al puesto de asistencia sanitaria establecido por el Equipo de Respuesta Inmediata de Emergencias (ERIE) de la Cruz Roja. La organización humanitaria ha informado de que siete de los migrantes han tenido que ser trasladados al Hospital Universitario para ser asistidos de cuadros leves por traumatismos, cortes y luxaciones. El número de heridos se eleva a 40. 

Mientras los migrantes eran retenidos en la playa, la noticia llegaba al Centro de Internamiento de Extranjeros (CETI). A largo de la carretera de Benzú, los residentes corrían en dirección al perímetro fronterizo para recibir a sus compañeros. Las fuerzas de seguridad les impidieron el paso y los concentraron a varios centenares de metros de la frontera.

 

Antecedentes

Este salto fue el primero que concluyó con éxito desde que el pasado 25 de diciembre 185 personas lograran franquear la misma valla en plena madrugada. En aquella ocasión, dos jóvenes murieron cuando intentaban ganar la costa a nado.

Marruecos blinda la playa de Beliones con vallas metálicas y efectivos de las Fuerzas Auxiliares