Miércoles. 20.09.2017 |
El Tiempo
Ceuta Actualidad

TRES EMPRESAS COPAN LAS ADJUDICACIONES PARA OBRAS EN LOS CERCADOS DE CEUTA Y MELILLA

¿A quién beneficia la "ineficacia" de la valla?

Jóvenes encaramados a un tramo de la valla levantado en Benzú (C..A/ARCHIVO)
Jóvenes encaramados a un tramo de la valla levantado en Benzú (C..A/ARCHIVO)

Ya en 1998, la prensa recogía las primeras alusiones a la supuesta ineficacia del vallado fronterizo. Casi 20 años después, el ministro del Interior, Juan Iganacio Zoido, como hicieran sus antecesores, ha vuelto a resucitar la idea de que el cercado no sirve para cumplir con la finalidad para la que fue creado. Lo cual se traducirá próximamente en nuevas inversiones de dinero público para su reforzamiento. 

¿A quién beneficia la "ineficacia" de la valla?

“La valla ya no cumple con la finalidad para la que fue colocada”. El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, lamentaba esta semana en el Congreso la ineficacia demostrada por el cercado que discurre a lo largo del perímetro fronterizo que separa España de Marruecos en Ceuta. El malestar de Zoido encontraba su causa en el número de jóvenes subsaharianos que, pese al obstáculo de la valla, consiguieron entrar en la ciudad a lo largo del último año.

La desazón del ministro evoca el similar sentimiento que en septiembre de 2005 sacudió a su antecesor en el cargo, el socialista José Antonio Alonso. “Vamos a reforzar la valla con un nuevo diseño para hacerla más eficaz”, aseguró por entonces en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. El día anterior, cinco migrantes habían muerto en el intento de saltar el vallado. Dos de ellos perecieron en territorio español víctimas de disparos de bala que, presuntamente, procedían de las armas de las fuerzas de seguridad marroquíes.

Zoido no ha sido el primero en compartir su reflexión sobre la incapacidad de la valla para cumplir con la función para la que fue creada: frenar los flujos migratorios. Ya en julio de 1998, el diario “El País” publicaba una información encabezada por un titular revelador: “La valla que costó 5.000 millones no logra frenar la avalancha de inmigrantes en Ceuta”.

Cabe colegir que la afirmación del ministro del Interior no es precisamente la antesala del anuncio de la retirada del cercado. Antes al contrario, Zoido anunciaba una “remodelación general” del perímetro orientada, evidentemente, a consolidar su impermeabilidad.

Y es que las referencias a la ineficacia de las vallas de Ceuta y Melilla que de tiempo en tiempo trufan el discurso de las autoridades españolas tienen su traducción en términos económicos.

 

¿Qué cuesta la valla?

 En septiembre de 2014, el Gobierno español dio respuesta a una pregunta parlamentaria que se interesaba por el coste que suponía para las arcas públicas el mantenimiento y gestión de las vallas fronterizas en las dos ciudades autónomas. Las cifras oficiales estimaban que el cercado fronterizo instalado en Ceuta exigió el desembolso de 24.669.85,90 euros entre 2005 y 2013.

Más recientemente, el pasado mes de agosto, y también en contestación a una pregunta presentada en el Congreso de los Diputados, el Gobierno cifraba en 1.117.749,36 euros anuales el coste del mantenimiento integral de la valla. El del cercado melillense se estimaba en 1.051.282,80.

 

La valla “ciega”

Una de las “mejoras” que el Gobierno pretende acometer en la valla de Ceuta pasa por corregir las dificultades que los equipos de vigilancia encuentran para control de lo que sucede en un tramo muy determinado del perímetro: una vaguada en el lado marroquí entre Sidi Ibrahim y Finca Berrocal. Este punto ciego, situado en el centro de la valla de 8,2 kilómetros, ha sido frecuentemente utilizado por los migrantes para burlar los controles de las fuerzas de seguridad españolas. Uno de los compromisos asumidos por el ministro Zoido es el de reforzar este tramo de visibilidad reducida. Además, entre otras actuaciones, pretende renovar el circuito interno de cámaras de vigilancia y remozar el dique de la playa de El Tarajal.

Las alusiones a las deficiencias de la valla que Interior ha comenzado a introducir en sus discursos sobre los incidentes en la frontera de Ceuta disfrutan de una audiencia especialmente interesada. Las obras de “mejora” requieren de un constructor que las acometa. Y para esta labor no faltan candidatos.

 

¿Quién mejora la valla?

Hasta el año 2015, Dragados, del Grupo ACS, Indra y Ferrovial habían copado 59 de los 75 millones de euros adjudicados por el Gobierno para el mantenimiento de las vallas de Ceuta y Melilla y la obras ejecutadas en ellas.

Según publicó “El Confidencial” hace ahora dos años, la más beneficiada por adjudicaciones en la valla de Ceuta resultó ser Dragados, que sumò 17,7 millones de euros para trabajos de mantenimiento y reparación.

Entre las labores asignadas a las adjudicatarias en Ceuta figuraban el reforzamiento exterior del perímetro, la instalación de equipos de videovigilancia y el recrecimiento del cercado en tramos de Benzú y El Tarajal.

El anuncio de Zoido parece la revelación de que los contratos para similares fines comenzarán a sucederse en fechas próximas.  

¿A quién beneficia la "ineficacia" de la valla?