Miércoles. 20.09.2017 |
El Tiempo
Ceuta Actualidad

UN MILLAR DE MIGRANTES LOGRARON FRANQUEAR EL CERCADO EN LO QUE VA DE AÑO

"La valla no cumple la finalidad para la que fue colocada", asegura Zoido

El ministro Zoido, durante su comparecencia ante la Comisión de Interior (C.A.)
El ministro Zoido, durante su comparecencia ante la Comisión de Interior (C.A.)

Juan Ignacio Zoido revela que desde enero han sido 8.956 los jóvenes que han tratado de acceder a Ceuta franqueando la valla fronteriza. Un millar de ellos consiguió su objetivo.

"La valla no cumple la finalidad para la que fue colocada", asegura Zoido

“La valla ya no cumple con la finalidad para la que fue concebida”. Ésta es la reflexión que el ministro Juan Ignacio Zoido ha compartido con los diputados que hoy han participado en la Comisión de Interior del Congreso de los Diputados que, con carácter casi monográfico, se ha ocupado de la situación de la frontera de Ceuta.

Zoido ha aprovechado su presencia en el Congreso para ofrecer algunas cifras sobre los flujos migratorios que soporta la ciudad. Según el ministro, el número de migrantes que han intentado acceder de manera irregular a territorio español franqueando la valla desde principios de año alcanzó los 8.956.

Desde el pasado enero, se han registrado nueve intentos de salto a la valla que se han saldado con la entrada de un millar de jóvenes subsaharianos en la ciudad. El ministro ha continuado ofreciendo datos para ilustrar la habitualidad con la que se producen estos incidentes en el perímetro fronterizo que separa Ceuta de Marruecos: en lo que va de año, el número de llegadas de migrantes a la ciudad se ha incrementado en un 34% respecto al mismo periodo del año anterior, en la mayoría de los casos a través de la vía terrestre.

Zoido había sido convocado a la Comisión para dar cuenta de distintos incidentes que han tenido por escenario la frontera a lo largo de los últimos meses, entre ellos la entrada el pasado 7 de agosto de 187 subsaharianos a través del paso oficial de El Tarajal.

El ministro ha defendido que la dotación policial que custodiaba el paso ese día –un oficial y ocho agentes de la Policía Nacional y cinco guardias civiles de la Compañía Fiscal- resultaba suficiente para atender las funciones del servicio. Zoido, que ha evitado referirse al vídeo en el que se revelaba cómo un policía sufría una grave fractura al intentar patear a un migrante, ha vuelto a insistir ante los diputados en el carácter “violento” de muchas de las expediciones de migrantes que tratan de franquear la valla. “Es muy fácil opinar sin estar sobre el terreno, porque a veces se hacen valoraciones sobre unas imágenes que no son ni siquiera completas”, ha argumentado el miembro del Gobierno.

 

Devoluciones en caliente

Los diputados de Unidos Podemos Ione Belarra y PNV Mikel Legarde han reclamado al ministro una reconsideración de la disposición de la Ley de Extranjería que avala las denominadas devoluciones en caliente. Belarra ha reclamado su derogación por no ajustarse a la legislación internacional mientras que Legarde ha solicitado su desarrollo legislativo.

Ha sido la diputada de Unidos Podemos la que ha desacreditado con mayor contundencia la política migratoria ejercida por las autoridades españolas en Ceuta y Melilla. Belarra ha denunciado la vulneración de los derechos humanos que representan las devoluciones en caliente, el trato a los menores no acompañados o el incumplimiento de la obligación de garantizar protección internacional a migrantes. “Ustedes mantienen a Ceuta y Melilla en un estado de excepción permanente”, ha acusado la diputada al Gobierno.

La oposición también ha exigido a Zoido información sobre un incidente marítimo acaecido el pasado 31 de agosto en Melilla y en el que, según denuncia de la oenegé Caminando Fronteras, murieron siete migrantes. El ministro ha exculpado al Servicio Marítimo de la Guardia Civil de cualquier implicación en el suceso. Según su relato, una embarcación del Instituto Armado se limitó a auxiliar a 13 migrantes que habían caído desde una patera remolcada por una patrullera de la Marina Real marroquí.

"La valla no cumple la finalidad para la que fue colocada", asegura Zoido