Jueves. 21.09.2017 |
El Tiempo
Ceuta Actualidad

POSPUESTO EL INCREMENTO DE TARIFAS

La empresa de autobuses y los taxistas advierten de la crisis que atraviesa el sector

Un autobús, en la parada del Mercado Central/C.A./ARCHIVO
Un autobús, en la parada del Mercado Central/C.A./ARCHIVO

La proliferación de los piratas, la subida de los combustibles y la pérdida de pasajeros, que en el caso del servicio de autobús se cifra en el 25% dede 2009, amenazan al transporte público, que reclama a la Ciudad medidas para evitar la sangría.

La empresa de autobuses y los taxistas advierten de la crisis que atraviesa el sector

El incremento de las tarifas de los servicios de taxi y autobús proyectado por el Gobierno de la Ciudad ha puesto en evidencia la difícil situación que atraviesa el sector del transporte urbano. Las subidas, que deberían de haber sido sometidas a aprobación en la próxima sesión del pleno de la Asamblea, quedarán de momento sobre la mesa. Una reclamación de MDyC ha decidido al equipo de Gobierno a posponer la votación plenaria entretanto se completa la información que obra en el expediente.

La propuesta planteada por el Gobierno es la de incrementar la carrera mínima del taxi de 3,30 a 3,50 euros y el precio del bonobús de 0,65 a 0,68. Estas subidas, sin embargo, están lejos de satisfacer las demandas del sector.

Autobuses Hadú-Almadraba, la empresa concesionaria del servicio, ha planteado a la Ciudad una batería de demandas para solventar el desequilibrio económico en el que asegura hallarse sumida. La bajada en el número de viajeros, la proliferación de taxis piratas y el sostenimiento de líneas deficitarias –identificadas como las líneas 1 al Hospital Universitario, 5 a Benzú y 1 a la Calle Real- se encuentran detrás de la situación crítica que denuncia la empresa.

La reducción del número de viajeros cuantificada por Autobuses Hadú-Almadraba se sitúa en torno al 25% desde 2009. A ello, habría que sumar el incremento de los precios de los combustibles, una subida acumulada que rondó el 30% en 2016.

Para combatir esta situación, la empresa ha propuesto a la Ciudad una batería de medidas. Entre ellas figura un aumento de la bonificación al combustible cuantificado en 0,20 euros por litro sobre un límite de 750.000 litros. La bonificación actual se sitúa en 0,083210 euros sobre un máximo de 611.500.

Precisamente, la empresa ha solicitado, además del establecimiento de un beneficio industrial mínimo del 15%, un descuelgue del actual convenio colectivo, lo que supondría una reducción del 3% en los sueldos y salarios de la plantilla. La reducción de las líneas deficitarias, con la consecuente regularización de empleo, constituye otra de las aspiraciones manifestadas por la empresa al Gobierno local.

En una carta remitida por el gerente de Autobuses Hadú-Almadraba a la Consejería de Gobernación, la empresa recuerda todavía aguarda el abono de una cantidad que ronda los 98.500 euros correspondiente a facturaciones correspondientes a los ejercicios de 2014 y 2015.

 

Las demandas de los taxistas

Las peticiones de los taxistas, sometidos a parecidas amenazas que pesan sobre el servicio de autobuses, también esperan satisfacción. El sector ha reclamado la modificación de las tarifas después de cuatro años sin ser actualizadas. Estas subidas afectarían a la carrera mínima, la bajada de bandera, el kilómetro recorrido y a la hora de parada en espera. Además, el taxi reclama la implantación de un suplemento de 1,20 euros para los días de Navidad y Fin de Año siempre que no sean festivos.

La empresa de autobuses y los taxistas advierten de la crisis que atraviesa el sector