Sábado. 21.10.2017 |
El Tiempo
Ceuta Actualidad

EN ESPAÑA

No todos son Diana Quer

Manuela Chavero, Diana Quer y Yeremi Vargas / Estrella Digital
Manuela Chavero, Diana Quer y Yeremi Vargas / Estrella Digital

Solo el pasado año desaparecieron en España 1.250 personas de las cuales, a día de hoy, nadie sabe nada de ellas.

No todos son Diana Quer

Estrella Digital

Desde 2010 se han producido en España 121.118 denuncias de desapariciones. En total son 4.164 los casos de desaparecidos que actualmente están abiertos en nuestro país. De todos estos, 259 se han calificado como alto riesgo. Los datos son duros, pero aún lo son más para las familias que viven en un continuo estado de dolor. Diana Quer, Yeremy Vargas, Manuela Chavero, Marta del Castillo o de Sara Morales son cuatro de esas más de cuatro mil personas cuyas familias han perdido.

“La esperanza es lo único que se pierde”, explican desde la asociación SOS Desaparecidos. La esperanza se refleja en que el 90% de las desapariciones se resuelven. Cualquiera puede llegar a casa en cualquier momento. Sin embargo, muchos familiares se han quejado de la difusión que se hace a unas desapariciones, mientras que otras se quedan en el olvido.

El foco hacia la “injusticia mediática” lo trajo Juan Durán, el padre de Iván, un joven que desapareció el pasado mes de agosto sin dejar rastro. Su hijo se esfumó en el mismo periodo de tiempo en el que lo hizo Diana Quer y su caso no ha tenido ni un cuarto de la mitad de difusión que el que ha tenido la joven madrileña. El FBI, el CNI, la Guardia Civil, la UCO y los continuos rastreos han ido aportando algo luz al caso de Diana. Sin embargo, Juan Durán ha tenido incluso que poner dinero de su bolsillo para realizar las batidas que deberían haber dado con el cuerpo de su hijo.

Sin embargo, el padre de Iván no es el único padre que ha reivindicado que se ponga la misma atención en todos los casos por igual y no solo en los más mediáticos. Como él, miles de familias han pedido mayores recursos a la hora de encontrar a sus hijos, sobrinos, nietos, primos, hermanos o amigos que se encuentran desaparecidos.

Joaquín Amills, presidente de SOS Desaparecidos, perdió a su hijo el 11 de septiembre del 2008 y, desde entonces, no ha cesado en su intento de encontrar a su hijo, aunque para ello haya tenido que pedir al Gobierno más esfuerzos, ya que él mismo considera que no se investigó lo suficiente la desaparición de su hijo de 23 años. “Las familias de los desaparecidos vivimos a diario la falta de medios que sufren. Algo que se puede mejorar”, explicaba Amills.

De hecho, la mayoría de los casos de desapariciones que aparecen en las televisiones y diarios nacionales se centran en mujeres jóvenes, blancas y, en varias ocasiones, provenientes de familias adineradas. Sin embargo, los datos oficiales que muestra el Ministerio del Interior reflejan todo lo contrario ya que un 77% de las personas desaparecidas son hombres de entre 35 y 50 años de edad.

 

El Ministerio del Interior, finalmente implicado

Hasta hace relativamente poco la asociación SOS Desaparecidos, entre otras, se encargaba de recopilar todos los datos necesarios para crear un registro de las personas desaparecidas e intentar encontrarles con todo el esfuerzo posible. En el momento de su aparición eran totalmente independientes a cualquier organismo español. El presidente de la asociación, Joaquín Amills, decidió crear este organismo en respuesta a la nula actuación del Gobierno de España, “cansados de buenas palabras y de protocolos y promesas falsas que nunca se cumplen”.  Sin embargo, ésta no es la única organización ya que InterSOS, QSD Global y la Fundación ANAR surgieron con el mismo fin: buscar y no olvidar a los desaparecidos.

Sin embargo, el aumento del número de desaparecidos –en el 2016 se registraron 21.531 denuncias de las cuales 1.520 siguen activas y en búsqueda- y el huracán mediático que ha supuesto el caso de Diana Quer, ha provocado el Ministerio del Interior y la Secretaría de Estado de Seguridad aunasen fuerzas para coordinar la búsqueda de las personas desaparecidas y se preste la atención necesaria a los familiares. Este será el origen, en los próximos meses, del Centro Nacional de Desaparecidos que contará con la ayuda de cada una de las asociaciones citadas anteriormente. “La cooperación entre todas las instituciones policías resulta fundamental”, resaltaba hace unos días Juan Ignacio Zoido, ministro del Interior.

Ante la falta de oportunidades entre unos desaparecidos y otros en cuanto a sus búsquedas, Zoido pretende romper la brecha de desigualdad y ayudar a todas las familias a reunirse con sus seres queridos o como mínimo a saber qué fue de ellas. “Todos los casos vamos a tratarlos con el mismo interés y profesionalidad”, explicaba hace unos días el ministro en una rueda de prensa.

Sin embargo, aunar esfuerzos con el Ministerio del Interior no es la única misión que pretenden cumplir desde los diversos colectivos de desaparecidos. En este sentido, desde SOS Desaparecidos exige que se ofrezca una información más detallada de todas estas cifras y establecer patrones y protocolos de prevención. Para ello es importante tener en cuenta –en todo los casos, no solo en los más mediáticos- cuántas personas se localizan y en qué estado lo hacen. Además, en InterSOS consideran necesario incluir todos los datos de las personas desaparecidas desde antes del 2010 ya que el registro que tiene el ministerio del Interior parte de este año, que es cuando comienzan a aparecer este tipo de asociaciones que empiezan a crear bases de datos. 

No todos son Diana Quer