Domingo. 19.11.2017 |
El Tiempo
Ceuta Actualidad

PLENO ORDINARIO

"Ciudadanos pretende convertir a esta Asamblea en la Inquisición"

El debate sobre las situaciones judiciales que determinan pérdida de la condición de diputado emnciende el debate en el pleno.

"Ciudadanos pretende convertir a esta Asamblea en la Inquisición"

El ambiente en el salón del pleno se ha caldeado con una propuesta presentada por Ciudadanos para que el Reglamento de la Asamblea “recoja expresamente las situaciones judiciales que determinen la suspensión o pérdida de la condición de diputado”. El portavoz del grupo, Javier Varga, ha basado esta propuesta en que los actuales artículos “están vacíos de contenido”, de ahí la necesidad de saber “qué pasa cuando un diputado es investigado o acusado y en qué situaciones y delitos”. Mientras Varga defendía la propuesta, Mohamed Ali consultaba sus papeles visiblemente incómodo ya que aunque Ciudadanos no ha hecho alusión directa al caso Emvicesa, toda la sala sabía perfectamente qué había motivado esta propuesta.

En el punto anterior, Ciudadanos anunciaba que se abstendrá de votar en todas las propuestas provenientes del grupo Caballas mientras su portavoz continuara en calidad de imputado en libertad con cargos. Tal vez estas palabras han sido las causantes de encender la mecha que ha llevado a Juan Luis Aróstegui a mandar callar a voz en grito a su compañero de bancada. Varga y Aróstegui se han enzarzado en gritos mientras miembros de Ciudadanos sentados entre el público han gritado al diputado de Caballas que “no faltase a la verdad”. Con su verbo habitual, el número 2 de la coalición ha calificado de “cobarde” la forma en la que Ciudadanos ha sacado el tema Envicesa y se ha referido, sin dar nombres, a aquellos “indecentes y caroñeros” que suben a la ola. El presidente, Juan Vivas, ha llamado la atención a Aróstegui varias veces para que terminara su intervención ya fuera de tiempo. Una advertencias que no han servido de nada. “Me callaré cuando termine de decir lo que tengo que decir”, respondía Aróstegui.

Si Caballas ha sido especialmente duro con Ciudadanos, no lo ha sido menos el PP. El portavoz del grupo municipal, Emilio Carreira, ha llegado a decirle que pretende convertir a la Asamblea en la Inquisición con juicio público en la plaza con el pueblo insultando y gritando a los reos que eran condenados a muerte o retrocediendo más en el tiempo regirnos por “la ley el oeste”. Carreira ha acusado a Varga de no respetar la presunción de inocencia de los investigados por el caso Emvicesa “queriendo juzgar lo que tiene que hacer un juez”. Palabras que han sido negadas por Varga, a quien Carreira ha respondido “entonces cállese la boca. No sabe de lo que está hablando. Hay que dejar actuar al poder judicial”.  

El PSOE ha permanecido callado mientras que MDyC ha puesto en valor “la credibilidad y honor” que se presupone “a los que estamos en la vida pública”.

A pesar del duro enfrentamiento de Caballas, y contrario a lo que era de esperar, todos los partidos de la oposición han votado a favor de esta propuesta, excepto el Gobierno que se ha opuesto. Según Carreira, el actual reglamento es perfecto y define claramente los supuestos en los que debe un diputado dejar su acta. “Ciudadanos no tiene intención de cambiar el reglamento sino de generar un debate para aniquilar al PP”, ha comentado al tiempo que ha recordado que “no se puede obligar a un diputado a dimitir solo porque haya sospechas”. Una afirmación que lógicamente no ha compartido Varga quien ha especificado que “con la mera denuncia de una carne en mal estado, el carnicero debe cerrar su tienda o la mera denuncia de malos tratos obliga a un profesor a ser alejado de su puesto. ¿Por qué los diputados no pueden dar dos pasos atrás?”

"Ciudadanos pretende convertir a esta Asamblea en la Inquisición"