EMILIO CARREIRA (PP)

"Lo raro es que no te investiguen"

El portavoz popular ha distinguido entre el "gobierno de la Ciudad" y "el gobierno de la vivienda" en referencia al escándalo Emvicesa. "Por eso la juez ha declarado responsables a los miembros de la Comisión Local de la Vivienda", ha concluido. 

“Hoy lo raro es que no te investiguen: seguramente, hasta tendremos todos los teléfonos pinchados”. El portavoz del Grupo Parlamentario Popular, Emilio Carreira, ha recurrido a la ironía para contrarrestar las críticas que la mayoría de los partidos de la oposición han dedicado al Gobierno a raíz del estallido del caso Emvicesa.

Carreira ha llegado a poner en cuestión algunos aspectos de la investigación de la trama que, presuntamente, traficó irregularmente con las viviendas públicas en Ceuta. “Ha habido más trampas que en un partido de fútbol”, ha sentenciado para, inmediatamente, precisar que este reproche no iba dirigido a la juez responsable de la instrucción del caso.

En su defensa del ejecutivo del presidente Vivas, Carreira ha establecido una distinción entre el “gobierno de la vivienda” y el “gobierno de la Ciudad”. Según el portavoz, esta diferencia ha quedado clara a ojos de la juez: “Por eso ha declarado responsables a los miembros de la Comisión Local de la Vivienda”.

El diputado popular ha denunciado, a continuación, la existencia de una campaña dirigida a “erosionar la imagen de Vivas”

 

Pacto por la autonomía

Carreira ha reclamado un gran acuerdo con el PSOE y otras fuerzas políticas dispuestas a adherirse al mismo para defender el autogobierno de la Ciudad. La sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que niega al presidente la capacidad de nombrar miembros de su gobierno a personas no elegidas en las urnas ha sido entendida por los populares ceutíes como un ataque a la libertad de la Ciudad para autoorganizarse.

El portavoz de los populares en la Asamblea ha concluido con un llamamiento a formalizar un “pacto de convivencia permanente” ante las voces que, a su juicio, buscan fomentar la división entre los ceutíes. “Un pacto para que nadie diga que una colectividad está siendo maltratada por otra, porque eso es injusto”, ha justificado.