Jueves. 21.09.2017 |
El Tiempo
Ceuta Actualidad

EL CASO EMVICESA SALPICA YA A DOCE PERSONAS

Una historia de sonrisas y lágrimas

El ex viceconsejero de Vivienda, Antonio López, el día que juraba su cargo de diputado en julio de 2013 bajo la presencia de familiares y miembros del Gobierno/ ARCHIVO
El ex viceconsejero de Vivienda, Antonio López, el día que juraba su cargo de diputado en julio de 2013 bajo la presencia de familiares y miembros del Gobierno/ ARCHIVO

La historia que os pasamos a contar empieza hace unos diez años cuando Antonio López decidió dar un giro radical a su vida y pasa de ser empleado de banca a convertirse en gerente de la empresa municipal de la vivienda. Un cargo que le ha llevado de estar en la cima a vivir los peores momentos de su vida, pasando por la Comisaría, los Juzgados e incluso la cárcel. 

Una historia de sonrisas y lágrimas

Antonio LopezLa historia que os pasamos a contar empieza hace unos diez años cuando Antoñito López, como así le llaman muchos, decidió dar un giro radical a su vida y de ser empleado de banca pasa a convertirse en gerente de la empresa municipal de la vivienda. Un cargo que le ha llevado de estar en la cima a vivir los peores momentos de su vida, pasando por la Comisaría, los Juzgados e incluso la cárcel.

Su trayectoria política se inicia tras las elecciones de 2007, López aparecía en las listas electorales pero no consiguió entrar en primera instancia, lo hizo tras la marcha de Francisco Márquez de la gerencia de Emvicesa, en este cargo va a permanecer durante los 8 años que estuvo en el Gobierno de Vivas.

Su segundo gran paso se producirá en 2013 cuando se convierte en diputado de la Asamblea durante dos años, desde la dimisión del actual senador Guillermo Martínez de todos sus cargos, en junio de 2013, hasta que finalizó esa legislatura.

Al ser integrante de la Asamblea no podía ser gerente de ninguna sociedad municipal. Por esa razón, le nombran viceconsejero de Vivienda y consejero delegado de Emvicesa.

En la lista electoral de 2015 el nombre de Antonio López no aparecerá por ningún sitio, poniendo de esta manera fin a su carrera política.

Una decisión que, al parecer, no gustó del todo a López y que ha podido ser el desencadenante de todo lo que hemos vivido en los últimos días, más concretamente en el último año desde que en junio de 2015 se filtrara la famosa “lista fantasma”, que tantos comederos de cabeza está trayendo para muchos.

Durante todos estos años en política, López ha podido engrandar su patrimonio. Una información que se conoció días después de jurar su cargo como diputado de la Asamblea. Este joven ceutí declaró como bienes patrimoniales cuatro viviendas: dos en Ceuta (sólo una bajo hipoteca), una en Cádiz y otra en Marbella, también hipotecada.

La de Ceuta la adquirió en mayo de 2003, la otra que posee en la ciudad se la compró en marzo de 2008 cuando ya era gerente de Emvicesa. En octubre de 2010 se hizo con la de Cádiz, una vivienda completa de tres plantas por 180.000 euros; y en noviembre de 2012 compro la vivienda de Marbella, dos áticos dúplex de unos 500 metros cuadrados bajo hipoteca de 360.000 euros. 

RománPero no nos desviemos del tema y comencemos por el principio de todo este “embolao”. A finales de junio de 2015 se filtra en el periódico “El Pueblo” un listado con nombres y apellidos de los supuestos adjudicatarios de las 317 VPO de la promoción de Loma Colmenar. Ese mismo día la Ciudad niega la validez de ese documento y lo hace compareciendo ante los medios de comunicación al fin de esclarecer los hechos y disipar dudas. “El listado no es oficial”, ésta fue la frase más repetida por la consejera y presidenta en funciones del consejo de administración de Emvicesa, Susana Román.

Román aseveraba que ese listado no había salido de ningún procedimiento formal, reglado y ordenado. Ya desde este momento se apuntaba con el dedo inquisidor a quien fuera viceconsejero de la Vivienda, Antonio López. Aunque Susana Román no quiso ser clara lo dejó entrever. “Es evidente que alguien ha tenido que filtrar ese documento, pero no tenemos claro de quién se trata”, aseguraba. La presidenta en funciones del consejo de administración de Emvicesa no descartaba que detrás de todo se escondiera una venganza política.

Román anunciaba ese mismo día que iban a poner el asunto en manos de los tribunales y que fuera la justicia la que decidiera quién tenía que pagar por lo sucedido.

De manera paralela, la difusión de la relación de nombres suma en el desconcierto a los afectados, que se lanzan a la calle en busca de explicaciones, y a los partidos de la oposición que como el PSOE plantean la necesidad de abrir una Comisión de Investigación para determinar responsabilidades políticas. Una propuesta que se aprueba pero que nunca llega a dar sus frutos. Ahora, tras lo ocurrido, MDyC exige la reapertura de este órgano.

Mientras el caso de la filtración de la “lista fantasma” pasaba a manos de la justicia, el Gobierno acordaba a través de la Junta de Portavoces comenzar de cero en la adjudicación de las 317 VPO de Loma Colmenar.  Se pone en marcha un proceso administrativo que hasta ese momento no existía, según el Gobierno. Los días pasan y sigue sin confirmarse de manera oficial el nombre de la persona que se encargó de filtrar esa lista al periódico.Rabea

El 9 de julio, Ceuta se despertaba con la noticia de que el ex gerente de Emvicesa, Antonio López, había decidido dar la cara después de que se desatara la polémica. López se manifestaba en el mismo medio de comunicación en el que apareció el listado de la polémica. El ex gerente de la empresa municipal aseguraba que el listado era conocido por varios integrantes del Gobierno, así como por algún miembro de la oposición. López se defendía de las acusaciones vertidas aseverando no haber sido desleal y haber cumplido todas las órdenes que se les había dado.

Nunca más se supo de él hasta el mes de septiembre cuando la nueva juez del caso, Raquel Lucini, cita a las primeras personas a declarar por lo que se conocerá “El caso de Loma Colmenar”. El primero en tener que acudir ante la Justicia es el propio Antoñito al que se le cita como imputado. A López le acompañarán el nuevo consejero de Fomento, Néstor García, y un trabajador de Emvicesa, Isaac Medina, en calidad de testigos.

AlíPara el asombro de muchos López es recibido en las dependencias judiciales entre vítores y ovaciones de personas que estaban allí para apoyarle. El ex gerente no modifica su discurso y asegura que esa lista era oficial, que él la filtró, y que fue aprobada por la Comisión Local de la Vivienda, de la que formaban parte: la consejera de Economía y Hacienda, Susana Román, que era su presidenta; el diputado de Caballas, Mohamed Alí, la consejera de Educación, Rabea Mohamed, Milagros García, diputada del PSOE, sustituyendo a José Antonio Carracao, y varios trabajadores de Emvicesa.

Las primeras reacciones a las acusaciones vertidas por López vienen por parte de Caballas quien manifiesta que es falso el testimonio del ex gerente de Emvicesa y que esa comisión desconocía la existencia del listado y que no había firmado nada similar.

Cuando todo parecía tomar forma, la juez del caso vuelve a dar una vuelta de tuerca al proceso y decreta el secreto de sumario suspendiendo todas las declaraciones previstas.

Un nuevo parón inesperado que no eclipsa los trabajos que desde el Gobierno se llevan a cabo para adjudicar cuanto antes estas viviendas. Después de mucho esperar, el 22 de diciembre de 2015 se procede al sorteo ante notario de las 317 VPO. La alegría de los agraciados se contradecía con la pena de los afectados por la “lista fantasma” que hasta el último día lucharon por hacer de esa lista filtrada un documento oficial y así poder acceder a lo que sería su hogar.

Ocho meses después del sorteo, los primeros afortunados comenzaron a ocupar las viviendas de Loma Colmenar.

 

Doce detenciones en tres días, la historia se complica

Aquí podría decirse que finaliza el capítulo primero de esta historia de sonrisas y lágrimas. Pero por desgracia hay que iniciar la segunda parte que para algunos será la más dura.

El 14 de febrero, el día de los enamorados, todo era felicidad, amor y buenos deseos hasta que corrió como la polvora que la UDYCO de Ceuta había detenido en Marbella a Antoñito López. Durante horas fue de lo único de lo que se habló. El ex gerente de Emvicesa volvía a salir a la palestra pero el asunto era serio, lo trasladaban hasta Ceuta detenido por presuntas irregularidades en la adjudicación de viviendas pertenecientes a diferentes promociones.

El miércoles 15 de febrero López entraba muy temprano en las dependencias de la Policía Nacional pero saltaba la segunda bomba del día: tres altos cargos de la política le acompañarían en sus declaraciones. Se trataba de la consejera de Educación, Rabea Mohamed, el diputado de Caballas, Mohamed Alí y la consejera de Economía y Hacienda, Susana Román.Miniatura

Durante una larga jornada de incertidumbre, pasadas las once de la noche se daba a conocer el desenlace de la historia: La juez decretaba prisión sin fianza para López y libertad con cargos para Román, Mohamed y Alí. Se les imputan delitos de malversación, prevaricación y falsedad documental, además de cohecho a Antonio López.

Pero el asunto ha ido más allá y ha salpicado, de momento, a más personas de las esperadas. Este viernes la Policía Nacional detenía a ocho nuevas personas: cinco trabajadores de Emvicesa, un policía portuario y un trabajador de una de las navieras.

Antonio Lopez DetenidoDoce detenidos en tres días pero se esperan que sean muchos más. Antonio López filtró la “lista fantasma” y de momento se desconocen los motivos, lo que ha dejado muy claro desde el primer momento es que cuando se levante el secreto de sumario tirará de la manta.

Esta historia que comenzaba como un sueño para cualquier joven de treinta y pocos años, se ha convertido sin duda en una pesadilla de la que estamos convencidos le gustaría despertar. 

Una historia de sonrisas y lágrimas