SALZONE TRABAJA POR EVITAR EL FIN DE UN ARTE MILENARIO

La muerte del salazón

"SalZone Ceuta" cumple dos años de vida y va a seguir trabajando para potenciar un producto en peligro de extinción. Comienza la temporada del salazón y el sector cada vez está peor. El Gobierno ha anunciado un proyecto para mejorar las volaeras que no convence a los maestros salazoneros. 

El proyecto SalZone Ceuta nació en marzo de 2015 con la intención de potenciar y dar a conocer el secado del pescado en la ciudad. Una iniciativa que desde sus inicios ha tenido más sombras que luces debido a la falta de apoyo por parte de las administraciones. Aún así, Keke Raggio y su equipo han sabido solventar las dificultades y han seguido hacia adelante con la intención de que este producto ceutí se valore en Ceuta y se conozca a nivel nacional e internacional.

Raggio, dos años después de iniciar este camino sigue con la misma ilusión aunque lamenta el retroceso que está padeciendo este sector. “No hay gente joven que quiera trabajar en este oficio, prueba de ello es la desaparición de los secaderos a lo largo de los años”.

En 2015 había 10 secaderos, un año después el número bajó a ocho. En 2017 la cifra es aún más baja y tan solo quedan seis.

Raggio hace un llamamiento a todos los agentes sociales y a las autoridades para que cambien esta realidad e inviertan más en un producto autóctono. “Nada más hay que acercarse a la explanada de Juan XXIII para observar en qué condiciones se encuentran las volaeras. Tenemos que dar un empujón entre todos a la única industria que aún conservamos". 

El proyecto SalZone va a continuar trabajando para conseguir el objetivo por el que nació. De cara al futuro salazones se va a centrar en promocionar el pescado seco fuera de Ceuta, tal y como lo ha estado haciendo hasta ahora pero con mucha más fuerza, si cabe.

La iniciativa de Raggio y su equipo ha conseguido distinciones relevantes a nivel nacional e internacional que premian el duro trabajo realizado por estos ceutíes. El proyecto SalZone Ceuta ha empezado a formar parte de la mayor plataforma de destinos turísticos en Europa (Best European Destinations). También está incluido en la plataforma europea de destinos de excelencia (Eden Europa) y participan en un ambicioso proyecto destinado a crear la futura Asociación Española Eden

 

Un sector que muere

Pero nada de esto será posible si el producto desaparece y por desgracia es lo que auguran las personas que lo trabajan muy de cerca, como es el caso de Rafael, propietario de la volaera “Los Rafaeles”.

La temporada acaba de comenzar y se espera un año malo. “El sector cada vez va a peor, las ventas han caído mucho. Son muchas horas de trabajo para los beneficios que aporta”.

El Gobierno ha anunciado una inversión para mejorar la zona en la que se instalan los puestos de volaores y bonitos cada primavera. Una iniciativa que no contenta mucho a Rafael que opina que “es una inversión errónea”.

Este maestro salazonero aboga por que los interesados en mejorar el lugar se acerquen a las explanadas y hablen con los afectados que son los que mejor les pueden orientar. “Queremos que adecenten esta zona , que mejore la situación pero que no cambie la esencia”.

El problema radica en la imposibilidad de exportar el producto, y solo para la población de Ceuta no es rentable. Los expertos auguran un futuro para el salazón de no más de diez años. Es el tiempo aproximado con el que cuenta el proyecto SalZone para salvar una industria milenaria.