Domingo. 20.08.2017 |
El Tiempo
Ceuta Actualidad

CONVERSACIONES TELEFÓNICAS

Los "compromisos" existían y se trataban con normalidad

El trabajador de Emvicesa, Isaac Medina, entrando a los juzgados a declarar/ ARCHIVO
El trabajador de Emvicesa, Isaac Medina, entrando a los juzgados a declarar/ ARCHIVO

En esta ocasión, los protagonistas son un trabajador de Emvicesa, Isaac Medina, al que se le imputan varios delitos y su hermana, Mercedes Medina, actual presidenta del CERMI. 

Los "compromisos" existían y se trataban con normalidad

El sumario del "caso Emvicesa" ha sacado a la luz diversas conversaciones telefónicas mantenidas entre las personas implicadas en uno de los casos de corrupción más importantes de la historia de la ciudad.

En esta ocasión, los protagonistas son un trabajador de Emvicesa, Isaac Medina, que está siendo investigado y al que se le imputan varios delitos y su hermana, Mercedes Medina, actual presidenta del Comité Español de Representantes de Personas con Discapacidad (CERMI). Durante la charla mantenida, Isaac le cuenta a Mercedes que Yasin, detenido e imputado de cohecho y que salió de prisión al pagar una fianza,  es el que ha ocupado la vivienda de Loma Colmenar que había sido adjudicada a la Asociación de Salud Mental (ACEFEP).

Mercedes conoce de lo ocurrido y asegura que él mismo ha manifestado que le adjudicaron vivienda en la anterior promoción y al final no se la otorgaron por lo que ha ocupado la adjudicada a ACEFEP.

"Isaac: Éste es el que ha entrado en la de ACEFEP; Mercedes: ¿será verdad?; Isaac: digo, le he dicho que lo van a echar, te van a echar tío", de esta forma aparece la conversación en el sumario.

Mercedes continúa explicando a Isaac que la policía fue a hablar con él y éste les dijo que a él le había tocado una casa en la anterior promoción y no se la habían dado por lo que tenía que vivir en algún lado. 

De sus manifestaciones la Unidad de Drogas y Crímenes de la Policía Nacional (UDYCO) desprende que tal como dice Isaac, Yasín "tenía un compromiso anterior" y que puede tratarse de un "cliente" que pagó previamente para que le fuese adjudicada una de las 317 viviendas VPO de Loma Colmenar.

"Isaac: Sí, pues ya está, ya lo sabes, éste tenía un compromiso anterior. Ya le he dicho te vas a salir de allí tío, vas a salir más tarde que temprano, vas a salir, en fin".

Mercedes conocedora de la situación le expone: "Yo no he dicho nada, he dicho mira hace dos meses que la tiene y se te avisó mucho, así que eso no tiene nada que ver, ¿Tú el piso no lo querías para gente de la asociación? Metes a gente de la asociación y por la mañana cuando salen a las 9 que entren los albañiles".

"Issac: Yo se lo dije, yo se lo dije, ahora se quedan casi un año sin casa por gilipollas, y luego arréglala".

En el final de la conversación los hermanos deciden no comentar nada del asunto con los afectados. "Mercedes: Yo no le voy a decir nada a la esta". Isaac: No, no, a mí me importa un carajo, ni yo le voy a decir a la otra que yo conozco al que ha entrado jajaja".

 

En el sumario, a la UDYCO le llama la atención la confianza existente en el trato entre Isaac Medina  y el posible "cliente", así como que siendo Isaac un empleado de la empresa Emvicesa, conozca que existía un compromiso anterior con esta persona y le de normalidad a este hecho. 

Los "compromisos" existían y se trataban con normalidad