NUEVE DETENIDOS EN SEVILLA Y MURCIA

Desarticulada una banda internacional de tráfico de hachís que actuaba desde Ceuta

La red utilizaba una empresa de transportes legal para mover la droga desde la ciudad a la Península para su posterior distribución a países de la Unión Europea. La operación ha permitido la detención de nueve personas y la incautación en Algeciras de un camión en cuyo interior se descubrieron ocultos más de 900 kilos de hachís.

Explanada de embarque del puerto de Ceuta/ ANTONIO SEMPERE
Explanada de embarque del puerto de Ceuta/ ANTONIO SEMPERE

La Policía Nacional ha desarticulado una red criminal que se dedicaba a introducir hachís en la Península procedente de Ceuta para su posterior distribución a otros países de la Unión Europea. Esta organización utilizaba una empresa legal de transportes para trasladar la droga oculta en compartimentos secretos fabricados con este fin en remolques frigoríficos de camiones. La operación policial ha permitido la detención de un total de nueve personas en las provincias de Sevilla y Murcia. A resultas de la intervención se ha incautado más de 900 kilos de hachís, casi 500.000 cajetillas de tabaco, vehículos de alta gama, dos cabezas tractoras de camiones y remolques, armas de fuego, munición y dinero en efectivo.

La investigación se inició cuando los descubrieron la actividad de una empresa de transportes afincada en la localidad sevillana de Écija que, presuntamente, estaba introduciendo hachís en la Península procedente de Ceuta.  

La red había incrementado sus medidas de seguridad y contravigilancia e intensificado actividad comercial legal, llegando incluso a enviar varios transportes sin carga a la ciudad como señuelo para detectar si estaban siendo sometidos a investigación. Tras el seguimiento practicado a un transporte que resultó sospechoso a la Policía, se consiguió interceptar en Algeciras un camión con 922 kilos de hachís en su interior.

Las actuaciones posteriores permitieron la detención de nueve individuos, la intervención de 468.350 cajetillas de tabaco, un revólver y más de 50.000 euros en metálico.