Opiniones
Juan Redondo

La frontera no es todo

El problema fronterizo es de tal calibre que ha eclipsado a los demás, que no son pocos y si bien es cierto que al tema de la frontera, por su absoluta gravedad, hay que dedicarle su tiempo, no lo es menos que también hay que dedicárselo a otros de los muchos problemas que aquejan a la ciudad.

La explanada de Juan XXIII ¿para bañistas o porteadores?

Según hemos podido comprobar en estas últimas semanas, la carencia de ideas de la que hacen gala las autoridades políticas responsables de solucionar el caótico asunto fronterizo, es ya absoluta y abrumadora, pues con ellas, no solo no palían el asunto sino que consiguen agravarlo cada vez más.

Una ciudad indignada

Al final han conseguido poner a toda una Ciudad contra las cuerdas, algo de lo que ya veníamos avisando desde hace mucho tiempo, pero de lo que, visto lo visto, nadie ha querido darse cuenta hasta que Santa Bárbara ha tronado.

El fraude masivo en las importaciones

Precisamente, a estas alturas de la película es cuando va y sale el señor Vivas y señala uno de los principales causantes de eso que se ha dado en llamar con el nombre...

¿Qué hay detrás de las bajas temerarias?

Este asunto debe ser tenido muy en cuenta, pues por su envergadura tiene que ser analizado con detenimiento y sobre todo puesto en conocimiento de toda la opinión pública.

Cuando la realidad supera a la ficción

Cuando se dice que hace falta personal en el Ayuntamiento para que éste funcione o se está en otra galaxia o no se quiere ver la realidad. El ejemplo que ha sacado una parte de...

Tragsa y las Brigadas Verdes

Posiblemente sea coincidencia y la verdad que quisiera equivocarme, pero este proyecto que se han sacado de la manga para la limpieza de vaguadas, me resulta ciertamente extraño. Veamos, para tal fin se ha destinado un presupuesto de más de 16 millones de euros a distribuir en los próximos cuatros años, con el añadido de un millón setecientos mil euros para el próximo semestre.

El run run que nadie oía

Nuestro ayuntamiento se ha convertido en un verdadero circo, de eso no cabe duda, pleno tras pleno se suceden los espectáculos, insultos, desprecios, amenazas y escenas grotescas de todo tipo, impropias de una cámara de representantes, dándose con mayor frecuencia de la que un sistema democrático y civilizado debiera tolerar.

El respeto a la naturaleza

Cuando ves cómo se degrada y se ataca abiertamente nuestro patrimonio natural y compruebas que las instituciones encargadas de velar porque esto no ocurra no hacen absolutamente nada, la indignación de quienes aspiramos a vivir en una Ceuta más habitable y luchamos a diario por conseguirlo, adquiere un nivel mayúsculo.

La frontera, a grandes problemas, grandes remedios

Ya parece que va quedando más o menos claro que el verdadero problema del caos fronterizo no reside solo en la apertura del Tarajal II, que también, sino más bien, en la cantidad de vehículos que transitan por esa frontera con la única intención de trapichear en ese mercadeo de zoco que algunos han bautizado con el nombre de comercio atípico, pero que otros simplemente definen como contrabando.

El comercio atípico, pura mafia

Al fin se le ha puesto nombre a algo que ya cantaba de lo lindo, pero que algunos al parecer se empeñaban en no ver. En este caso ha sido el señor Hachuel quien no solo se ha atrevido a señalar el problema sino que además ha sido capaz de llamar a las cosas por su verdadero nombre.

Cuando hasta las ideas se colapsan

Según parece, durante estos últimos días a alguien en alguna parte se le ha encendido una lucecita, lo que no se sabe es si ésta se ha quedado encendida o se ha fundido al poco rato. Yo me decanto por lo segundo. Por lo que se ve, la iluminada idea pasaría por implantar un sistema que viniera a limitar la entrada de personas dedicadas al porteo de mercancías. Para ello, inicialmente se establecería un máximo de cuatro mil porteadores diarios a quienes se les entregaría unas tarjetas identificativas a su paso por la frontera.

El arte de tropezar con la misma piedra

En uno de mis últimos escritos, planteaba la siguiente cuestión ¿Quién depende de quién?, era de este modo que abría un artículo en el que intentaba dar algunas respuesta sobre cuál es el origen de muchos de los problemas que con cierta virulencia se han hecho mucho más evidentes durante las últimas semanas.

Las mentiras tienen las patas muy cortas

Hasta ahora parecía que todo era de color rosa y que nuestra ciudad estaba dirigida por personas pulcras y sin atisbo de sospecha, pero con nada que se ha movido el árbol hemos observado que esto no era así. Ciertamente, todo este asunto de las viviendas era vox populi, pero era tal la maraña creada que era muy difícil que alguien con algo de poder político pudiera poner las cosas en su sitio, unos por estar "pringados" como el que más y otros por pretender dejar que la fruta madurara y cayera por sí sola, para así solo tener que recoger el fruto.

Blanco y en botella

Parece que todo este asunto de las viviendas de "Loma Colmenar" va tomando forma a medida que transcurren los acontecimientos judiciales, pues aunque algunos se pensaban que esto era...

El arte de cambiar para seguir con lo mismo

Todos han tenido en mayor o menor medida actos o eventos en los que han intentado poner en escena su poderío y en los que los medios de comunicación al uso han hecho su verdadero agosto sacando comunicados, artículos, entrevistas y todo tipo de instantáneas, de lo que iba ocurriendo minuto a minuto en cada uno de esos eventos.

Más vale prevenir que lamentar

La realidad es que vivimos en un mundo totalmente globalizado en el que las distancias cada vez son más cortas. Queda comprobado que muchos de los acontecimientos que se desarrollan a miles de kilómetros de nuestra ciudad de una forma u otra acaban tenido repercusión en esta, máxime cuando se trata de una ciudad como Ceuta situada en primera línea de frontera con una región especialmente convulsa que abarca desde Marruecos a Egipto, pero también al África Subsahariana y a Oriente Medio.

De pisos patera y otras cuestiones

Fue en marzo de 2014, y tras una comparecencia de la responsable en ese momento de la Consejería de Presidencia, cuando se sacaron a la luz pública los datos reales de lo que estaba ocurriendo en la ciudad con el tema del padrón, siendo precisamente a partir de ese instante cuando verdaderamente se tomó conciencia del problema, poniéndose desde el gobierno local en marcha todos los medios a su alcance para intentar atajarlo de inmediato. Fácil no ha sido, pero al menos se ha frenado, en parte.