10-N: elecciones generales

Caballas no logra persuadir a MDyC y Unidas Podemos de conformar una lista conjunta para concurrir a las generales

Una negociación exprés e infructuosa

De izquierda a derecha, Alí (Caballas), Hamed (MDyC) y Rodríguez (Unidas Podemos) (C.A.)
photo_cameraDe izquierda a derecha, Alí (Caballas), Hamed (MDyC) y Rodríguez (Unidas Podemos) (C.A.)

La iniciativa impulsada por Caballas para integrar, junto a MDyC y Unidas Podemos, una candidatura progresista alternativa a la del PSOE de cara al 10-N se tradujo en una negociación que apenas duró cuatro días y que acabó en fiasco.

El PSOE respira tranquilo. Al menos de momento. El proyecto de consolidar una candidatura de izquierdas alternativa a la de los socialistas de cara a las próximas generales ha fracasado.

La iniciativa, auspiciada por Caballas, buscaba integrar a los partidos localistas y a Unidas Podemos en una sola lista capaz de hacer sombra a la que los socialistas presentarán a los comicios del 10-N.

“La idea era la de tener el municipalismo atado primero para después integrar a Unidas Podemos”, explica Mohamed Mustafa, portavoz de la coalición en las negociaciones. El proceso arrancó con la urgencia impuesta por los plazos oficiales: cualquier acuerdo que se alcanzase debía de estar cerrado antes de ayer lunes, fecha límite para la inscripción de coaliciones electorales.

Con arreglo al plan diseñado por Caballas, MDyC era el primer objetivo. Tras los primeros contactos el coordinador de la coalición, Mohamed Alí, y la presidenta de MDyC, Fátima Hamed, se sientan a conversar el jueves. Caballas presenta entonces una propuesta para constituir una plataforma unitaria que ofrezca al electorado de izquierdas una alternativa al PSOE.

Un día más tarde, Mustafa comunica a una persona cercana a la dirección de Unidas Podemos su interés por abrir una negociación. Caballas consideraba que la sensibilidad mostrada por los dirigentes anticapitalistas nacionales de la formación, que planteaban la necesidad de integrar a los partidos municipalitas en las candidaturas de Unidas Podemos, allanaba el camino a un acuerdo.

El ofrecimiento sorprendió al secretario de Organización de Unidas Podemos, Ramón Rodríguez, en una reunión del Consejo Estatal Ciudadano de la formación en Madrid. La “negociación exprés” iniciada el viernes, y sostenida a golpe de whatsapp y teléfono, acabó el lunes sin entendimiento. Para entonces, MDyC ya había respondido con un no al ofrecimiento de Caballas.

Unidas Podemos justifica su negativa en las condiciones y la premura con la que Caballas planteó su oferta. “Lo normal es que se haga una propuesta, que se produzcan los contactos necesarios y que los máximos dirigentes de las formaciones lo maticen y refrenden: nada de esto pasó”, se queja Rodríguez, la voz de Unidas Podemos en Ceuta.

El dirigente de la coalición dirigida por Pablo Iglesias no oculta su malestar con Caballas. Rodríguez se queja de que los contactos se establecieron con un compañero de partido que ni tan siquiera forma parte de la dirección, sin conocer cuál era la posición de MDyC y con un margen mínimo de tiempo. “Parece que Caballas ha tomado los hábitos de negociación del PSOE”, ironiza Rodríguez.

“Queríamos una alternativa al PSOE, algo que generara ilusión en la gente –sostiene, a su vez, Mohamed Mustafa- Si todo se hizo deprisa, fue impuesto por los plazos, que eran los que eran y no podían cambiarse”.

Tras el fiasco del proyecto de candidatura conjunta, Caballas y MDyC deberán resolver en los próximos días cuál será su papel en las elecciones del 10 de noviembre. Ambas formaciones han adoptado una actitud distante hacia el PSOE, alimentada por la deriva de la política nacional y, fundamentalmente, por el acercamiento de los socialistas ceutíes a los populares, con los que han suscrito una serie de acuerdos para sostener la mayoría del Gobierno municipal.

Comentarios