Barriada

La Federación de Vecinos lamenta que no se ofrezca información a los afectados

Sin noticias sobre el futuro urbanístico de La Almadraba y Benzú

Vista de la carretera nacional 352 (C.A.)
photo_cameraVista de la carretera nacional 352 (C.A.)

La Delegación del Gobierno informa de que distintas comisiones de trabajo estudian cómo aplicar la delimitación de la trama urbana con el menor impacto posible sobre las dos barriadas, que corren el riesgo de quedar fuera de la ordenación urbanística de municipio.

El futuro urbanístico de La Almadraba y Benzú continúa sin definirse. El Ministerio de Fomento no se ha pronunciado todavía acerca de cómo afectará a ambas barriadas la aplicación de la delimitación de la trama urbana en las carreteras de Ceuta.

La delimitación de la trama urbana prevista por el documento que actualmente maneja el Ministerio afectará decisivamente a las dos barriadas, ya que la edificabilidad asignada a los márgenes de las carreteras nacionales 354 y 352 dejaría fuera de ordenación un número relevante de viviendas y establecimientos comerciales. El criterio seguido fija la línea de edificación a 25 metros del borde de la carretera. La aplicación estricta de la delimitación dejaría una situación en la que quedaría prohibido edificar en determinadas parcelas y ejecutar cualquier tipo de obras en edificaciones declaradas a extinguir.

La Ciudad presentó en su día las correspondientes alegaciones al Ministerio con el propósito de que se reconsiderara el documento y se atendiera a las especiales características que concurren en estas barriadas, dos de las más antiguas de Ceuta.

Ya en abril, el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, señalaba al Ministerio de Fomento como último responsable de la suerte que puedan correr La Almadraba y Benzú y de una hipotética exclusión de ambas barriadas, en la práctica, de la ordenación territorial del municipio.

Sin embargo, todo está todavía por decidir. Según informa la Delegación del Gobierno en Ceuta, existen comisiones de trabajo constituidas por las dos administraciones que trabajan para buscar una salida a la situación. “Se trata de buscar las mejores soluciones, las que menos dañen a los vecinos, estudiar la situación y plantear salidas a la vuelta del verano”, asegura un portavoz de la institución.

Mientras, los vecinos aguardan un pronunciamiento que determinará el futuro de sus propiedades y de sus condiciones de vida. El presidente de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Ceuta, Francisco García Segado, asegura que los residentes en las dos barriadas mantienen una actitud expectante ante la falta de información. “Hasta que no sepamos algo más concreto y conozcamos de qué pie cojea la Delegación del Gobierno no podemos contar nada, porque lo que parece es que todo está paralizado”, se queja García Segado.

Comentarios