Comunicados

La solución a los problemas con las deudas ya tiene nombre: créditos con ASNEF

compras
photo_cameracompras

Este producto financiero permite solicitar préstamos aunque se figure en las listas de morosidad de esta entidad.

Arrancar un nuevo mes, con todo el optimismo que ello supone en cuanto a gastos y ahorro. Para muchas familias, es el momento de hacer cuentas para administrar bien e intentar darse algún que otro capricho; pero para otras muchas, comienza un gran ejercicio de matemáticas para conseguir cuadrar al máximo los números y evitar que llegar a final de mes sea peor que la odisea de Ulises.

No es tarea sencilla cuando los ingresos son bajos y hay muchas deudas acumuladas. Las facturas, los recibos, los gastos habituales van mermando poco a poco las cifras de la cuenta de ahorro hasta reducirlas a números alarmantes, y entonces, es cuando hay que pedir ayuda. Sea a un familiar, sea a un amigo, sea a un conocido, sea a un banco o incluso a internet.

Sí, acudir a las redes para tener ese empujón económico necesario para solventar esos apuros de dinero inesperados es una alternativa que se está convirtiendo ya en una vía principal. Las “culpables” son las entidades financieras, que han conseguido captar la atención de más y más personas gracias a los créditos online. Versátiles, rápidos, cómodos y, sobre todo, con muchísimos menos requisitos que los ofertados por las entidades bancarias tradicionales.

De hecho, uno de los platos fuertes de estas compañías online son los préstamos con asnef. Con echar un vistazo a cualquier comparador o buscador como WannaCash, uno de los más importantes en la actualidad, puedes descubrir que, efectivamente, los problemas a la hora de pedir dinero habiendo figurado en un listado de morosidad son cosa del pasado.

Las financieras han visto que gran parte del público demandaba alguna solución para una situación que se extendía de forma peligrosa. Las desavenencias con otras compañías, acentuadas por la etapa de crisis financiera que ha pasado el país, han provocado que en muchos hogares haya un integrante, o incluso dos, registrado en los índices de ASNEF. Por eso, los créditos ASNEF se han convertido en un bote salvavidas que ha llegado en el mejor de los momentos.

¿Cómo se pide un crédito ASNEF?

El proceso de solicitud de este tipo de préstamos online es casi idéntico al de cualquier otro que ofrecen las entidades. El interesado ha de entrar en la web oficial de la compañía en cuestión, indicar la cantidad que necesita y el plazo de tiempo necesario para realizar la devolución.

Antes de seguir, debemos hacer un alto aquí. Es muy importante realizar el equilibrio adecuado entre cuantía y plazo ya que el importe a pagar siempre será superior debido a los intereses y las comisiones de las financieras. Si el plazo se aumenta, el gasto será mayor, y si se disminuye, menor. Es cierto que algunas ofrecen promociones con las que el cliente solo ha de pagar por la cantidad que pide; pero es un detalle que no se debe pasar por alto debido a su importancia.

Ahora bien, la solicitud de un crédito normal concluiría aquí. El usuario ahora solo tendría que rellenar una serie de datos personales, obligatorios para poder realizar la transferencia bancaria, y esperar segundos a recibir respuesta para que, en caso de aprobarse, se reciba el dinero en tan solo unas horas. Sin embargo, dado que estamos en una situación especial, con un organismo que tacha al solicitante como alguien que debe dinero, se debe realizar un paso adicional.

¿Qué complicaciones entran en juego?

La tarea no se complica en exceso, aunque se necesita documentación adicional. El interesado debe aportar algún papel, justificante, recibo o incluso nómina que justifique que recibe unos ingresos constantes. Solo así la entidad puede asegurarse de que es alguien solvente y que, efectivamente, va a poder cubrir las cuotas para devolver el préstamo que ha solicitado.

Y nada más. Ese es el único añadido que se hace al proceso habitual de tramitación online. La complicación es mínima en comparación con las ventajas que supone y los beneficios que aporta conseguir una inyección económica de esta forma, tan rápida, sencilla y cómoda. Los problemas que implicaba hacer este tipo de solicitudes en los bancos de antaño han quedado totalmente relegados al olvido.

Sin embargo, este tipo de productos es algo a lo que se debe acudir con total responsabilidad. A la hora de solicitarlos, se debe tener muy en cuenta que su pago es un gasto a añadir al total que ya se tiene normalmente cada mes. Hay que realizar bastantes cuentas antes de lanzarse a ciegas a pedir este dinero, ya que, aunque es cierto que las financieras son bastante flexibles y abiertas a realizar prórrogas, no es algo conveniente si se quiere realizar alguna otra solicitud en el futuro.

Comentarios