Crisis del coronavirus

6 claves para poner en contexto la crisis sanitaria

Instalaciones del Hospital Universitario
photo_cameraInstalaciones del Hospital Universitario

El repunte en el número de contagios ha puesto sobre la mesa las debilidades estructurales de Ceuta y genera algunas incertidumbres sobre la suficiencia de los recursos disponibles para afrontar esta segunda oleada.

La crisis sanitaria causada por la pandemia de coronavirus en España ha desbaratado cualquier plan anterior que pudiera haberse ideado para reflotar una ciudad que ya venía arrastrando severos problemas económicos y de desigualdad social. Nada es ya como fue y, probablemente, nada es como será.

El repunte en el número de contagios que comenzó a desatarse a mediados del pasado agosto ha puesto sobre la mesa las debilidades estructurales de Ceuta y genera algunas incertidumbres sobre la suficiencia de los recursos disponibles para afrontar esta segunda oleada.

 

Cinco muertes en apenas 16 días

Las autoridades sanitarias reportaban el pasado 28 de agosto 78 casos activos de coronavirus, unas cifras que remitían a comienzos de abril, fechas en las que el país se encontraba confinado. Desde entonces, y hasta el pasado día 12, cinco ceutíes han perdido la vida víctimas de la enfermedad. En lo peor de la primera oleada, fallecieron cuatro personas. A día de ayer, Ceuta sumaba 134 infecciones por covid-19, el número más alto registrado desde el inicio de la pandemia.

 

Pocas PCR

Ceuta es, a día de hoy, el territorio español donde menos pruebas PCR por cada 1.000 habitantes se han practicado: 63,61. La mayor tasa de todo el país corresponde al País Vasco con 297,12.

Con todo, y según argumentan los responsables sanitarios, una parte del incremento en el número de contagios ha de explicarse por al paralelo aumento de las pruebas PCR practicadas con respecto a los primeros meses de la enfermedad.

 

Parámetros para identificar la situación epidemiológica

Uno de los criterios utilizados para ponderar la situación epidemiológica lo ofrece el porcentaje de positivos resultado de las pruebas PCR practicadas a la población. La denominada tasa de positividad entre el 4 y el 10 de septiembre alcanzó en Ceuta, según los datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad ayer mismo, el 14,1%. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que solo por debajo del 5% puede decirse que la pandemia se halla bajo control.

 

Camas hospitalarias

Al igual que ocurriera en lo peor de la primera oleada, Ceuta no tiene, de momento, problemas con sus capacidades asistenciales. Según ha subrayado Salud Pública, con datos ofrecidos por el Ministerio de Sanidad y actualizados al pasado 10 de septiembre, la proporción de camas ocupadas por pacientes covid es un 33% inferior a la media nacional. La tasa de hospitalización vendría a ser la mitad que en el resto del país.

 

Amenazas

Los responsables de Salud Pública siempre han defendido que el cierre de la frontera y las limitaciones que se impusieron al comienzo de la crisis a las comunicaciones con la Península ejercieron un “efecto isla” que permitió a Ceuta mantenerse entre los territorios que mejor resistieron el avance del coronavirus. Con el paso fronterizo clausurado sine die, las autoridades locales comienzan ya a barajar la posibilidad de imponer restricciones a la movilidad y a las comunicaciones si la evolución de la pandemia no empieza a ofrecer mejores datos.

Otras de las incertidumbres que se mantiene abierta, y no solo en Ceuta, es el efecto que sobre la salud pública tendrá el comienzo del curso escolar, inaugurado en la ciudad la pasada semana. Para garantizar la seguridad de la comunidad escolar, la Dirección Provincial de Educación ha ordenado una reducción drástica de las ratios y la incorporación progresiva de los estudiantes a las aulas en las próximas semanas.

 

Impacto económico

El Gobierno de la Ciudad ofrecía ayer mismo una estimación provisional sobre el impacto que la pandemia ha tenido sobre las cuentas de la institución municipal. Según su presidente, Juan Vivas, el coronavirus ha costado 65 millones de euros al erario público, 46 atribuidos a los gastos extraordinarios asumidos para combatir la pandemia y 19 en concepto de cantidades que se han dejado de ingresar.

El verdadero alcance de los efectos de la crisis sanitaria sobre la economía local es, sin embargo, difícil de determinar. Además, resulta una tarea ardua precisar qué parte de responsabilidad ha de atribuirse a la pandemia y qué parte a la decisión de acabar con el comercio transfronterizo adoptada por Marruecos a finales del año pasado.

Sea como fuere, los empresarios ceutíes no han cesado de lamentar desde hace meses la caída experimentada por los servicios, el único sector de actividad económica privada que gozaba de cierta solidez en la ciudad. La Cámara de Comercio ha reaccionado elaborando un denominado “Plan de actuación para la reactivación comercial”,  un documento que recoge medidas de aplicación inmediata y de solicitudes a las administraciones para reflotar el sector.

Comentarios