Crisis del coronavirus

La reconstrucción de la economía local, una tarea lastrada por años de fracasos e incapacidad

mesa por el empleo
photo_camera Reunión de la extinta Mesa por el Empleo en 2017 (C.A./ARCHIVO)

La creación solemne de foros destinados a impulsar procesos de refundación de la economía local no ha faltado en los últimos años, pero sus resultados siempre han acabado siendo descorazonadores. 

El Gobierno municipal convocaba el pasado viernes a grupos políticos, sindicatos y empresarios a la primera reunión de la comisión creada para gestionar la salida de la crisis económica que se dibuja en el horizonte de la ciudad: una situación compleja forzada por el fin del “comercio atípico” y agravada severamente por las consecuencias de la emergencia de salud pública generada por la pandemia de coronavirus.

El objetivo teórico del encuentro era el de perfilar lo que el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, y su equipo han denominado “Plan por un futuro más sólido y estable para Ceuta”. La primera cita de los miembros de la comisión no hizo, sin embargo, sino cubrir con una nube de escepticismo el futuro de sus trabajos.

Por lo pronto, CCOO y UGT no respondieron a la convocatoria. Los sindicatos se quejan de que el Gobierno no ha contado con su opinión ni ha procurado su complicidad en la elaboración de un documento que consideran redactado de manera unilateral. También, algunos grupos políticos, como el PSOE, han censurado la “improvisación” de una propuesta gubernamental que plantea cambios en las condiciones de paso a Ceuta de los marroquíes de la región vecina y una propuesta de integración de la ciudad en la Unión Aduanera.

Sea como fuere, no es éste el primer anuncio solemne del inicio de un proceso de refundación económica de la ciudad que los responsables públicos regalan a los oídos de las ciudadanía. De hecho, muchos, por no decir la práctica totalidad, de los problemas que refleja el documento que el Gobierno ha puesto a debate incluyen diagnósticos ya ofrecidos años atrás y soluciones planteadas y jamás ejecutadas. Los foros y mesas por la economía no son algo ajeno a la experiencia política local. Sus resultados, en todo caso, siempre han acabado siendo descorazonadores.

 

Los antecedentes

El 1 de junio de 2016, y en respuesta a una iniciativa de UGT, el presidente de la Ciudad, Juan Vivas, reunía a empresarios y sindicatos para la creación de la que habría de denominarse Mesa por el Empleo, una iniciativa concebida para diseñar actuaciones que permitieran reducir las elevadas tasas de desempleo que lastran el mercado de trabajo ceutí. El foro nació lastrado por la falta de voluntad política, hasta el punto de que, transcurridos dos años desde su constitución, todavía no se había celebrado ni una sola reunión.

Más de un año después de su creación, el Gobierno daba a conocer algunas de las líneas maestras del estudio técnico encargado al catedrático de Economía Aplicada de la Universidad de Murcia Joaquín Aranda, que había de ser, tal y como se anunció en un principio, el fundamento de los trabajos de la Mesa. El informe, que recibió no pocas críticas de la oposición municipal, no dio mucho de sí. El foro acabó diluyéndose y, a fecha de hoy, no existe noticia de que llegase a conclusión alguna.

Un antecedente mayor, pero de idénticos inanes resultados, lo constituye la denominada Mesa por la Economía que, integrada por representantes de la Ciudad, grupos de la oposición municipal, empresarios y sindicatos, dio a luz en 2012 al denominado “Plan estratégico para el desarrollo económico de Ceuta”, que  detallaba toda una suerte de medidas para acabar con problemas idénticos en lo sustancial a los que la ciudad padece actualmente.

Los cambios estructurales propuestos en aquel documento no prosperaron jamás y la Mesa por la Economía, tal y como se creó, acabó siendo disuelta.

Curiosamente, el Gobierno de la Ciudad recuperó el pasado año un foro híbrido que supuestamente fusionaba a la ineficaz Mesa por el Empleo, otra denominada Mesa por la Economía y el Observatorio del Comercio.  Ni durante la crisis fronteriza desatada a finales del pasado año con la suspensión del “comercio atípico" ni a lo largo de la emergencia de salud pública en la que está inmerso el país desde marzo, este foro ha dado señales de vida.

Comentarios