Crisis del coronavirus

Crisis del coronavirus

Jesús Bollit: “Suspender los desfiles procesionales era una obligación como ciudadano"

Jesús Bollit, presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías de Ceuta (C.A.)
photo_cameraJesús Bollit, presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías de Ceuta (C.A.)
El presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías califica la decisión de “responsable y sobre todo generosa”

Los desfiles procesionales de la Semana Santa 2020 están suspendidos por acuerdo unánime de las hermandades de Ceuta. Fue el presidente del Consejo de Hermandades y Cofradías, Jesús Bollit, el encargado de dar la impactante noticia el pasado jueves. La epidemia de coronavirus con epicentro en Europa está arrasando con toda actividad que implique gentío y grandes aglomeraciones.

PREGUNTA.  ¿Después de una decisión así qué le sale decir que no haya dicho?

RESPUESTA.  No es una decisión personal. La Mesa Permanente son 7 personas y la Vicaría también participa. La Mesa y el vicario acordaron suspender todos los actos del Consejo, excepto la Semana Santa que se sometió al Pleno de los hermanos mayores. Hubo unanimidad.

PREGUNTA.  Pero usted como presidente tiene un peso añadido y además mucha experiencia. Iba a ser su primera Semana Santa de su segundo mandato no consecutivo.  

RESPUESTA.   Hombre. No es fácil. Hoy, esta tarde, estaba viendo la tele después de comer y en un programa salía gente de Granada, el presidente de la Junta de Andalucía, el alcalde de Sevilla… Entonces, te preguntas si has acertado o no en la decisión. Si el promover la suspensión es acertado o no. Yo le di el visto bueno. Vimos la evolución de la pandemia y que su punto álgido, según los indicativos, llega en Semana Santa. Nosotros tenemos poco visitantes, pero mucha gente de bandas de música viene de Plasencia, San Juan de Alnalfarache, La Línea o Málaga. Sí he tenido en cuenta que yo no quería ser responsable de ningún caso de coronavirus en Ceuta. Ni el Consejo, ni la Mesa Permanente, ni la Vicaría ni las Hermandades. Ha sido una decisión meditada y al final ha sido muy difícil. He estado una semana de reuniones y los dos últimos días estuve casi sin dormir porque esto afecta a muchísima gente. Es una decisión que a nadie le gusta tomar y más a los que somos cofrades, tanto de los nuevos como de los antiguos, da igual, y creo que se ha tomado de una forma acertada.

PREGUNTA.  ¿Es casi como para preguntarle incluso a Dios, no? ¿Lo ha hecho?

RESPUESTA.  Siempre me abandono en manos de él. Los creyentes tenemos como norma dejarnos guiar por él. Esto era una obligación como ciudadano. La decisión está tomada desde ese punto de vista. Es responsable y sobre todo generosa. Generosa porque dejábamos de hacer una de las cosas que más nos gusta a los cofrades. Las hermandades trabajan todo el año, siempre estamos al servicio de los demás y los más débiles, realizamos acciones de caridad para la gente más desfavorecida y esto es quitarte el signo externo más vistoso y el que más espera un cofrade en un momento determinado. Eso es generosidad y pensar en el bien común, ayudando a que esta pandemia se corte antes. Que no se corra, porque un día normal de carrera oficial son 1.500 personas.

PREGUNTA.  También están los decepcionados por la decisión.  

RESPUESTA.  Claro. Decepcionados por el cariño que le tienen a las imágenes, pero si se ponen a pensar de una forma colectiva y en que todos tenemos que colaborar, yo creo que se entenderá. Hasta ahora no he recibido ninguna crítica de nadie. Al revés, todos los comentarios han sido favorables. Una decisión que nadie se había atrevido a tomar, quizá tan sólo en Alicante.

PREGUNTA.  De alguna manera, necesitaban tomar la decisión cuanto antes. Lo digo por la antelación.

RESPUESTA.  La pandemia va a más. Hay un estado de alarma. Es como si tuviéramos que quedarnos en casa, sí o sí, sin movernos. Y eso son quince días. Y en quince días desembocamos en el Domingo de Ramos.

PREGUNTA.  ¿No ha intervenido el obispo en este tema?

RESPUESTA.  Hemos tenido el apoyo del vicario y yo creo que él sí ha tenido contacto con el obispo. No he hablado con él, pero le habrá parecido bien porque es una decisión consensuada y no tomada a lo loco. Y con la idea de ser responsable.

PREGUNTA.  Se puede entender como un autosacrificio.

RESPUESTA. Es lo que decía de la generosidad de esa parte de la iglesia que somos las hermandades. Somos una asociación pública de fieles que hacen cultos internos y externos de unas devociones y somos parte de la iglesia.

PREGUNTA.  ¿Ha escuchado algún “no puede ser”?

RESPUESTA.  Bueno, alguno lo habrá dicho. Aparte de ser presidente del Consejo llevo vinculado a la Hermandad de las Penas toda la vida y a la Hermandad de la Resurrección desde que se fundó. Tengo esa parte, pero también la parte de cofrade de Hermandad que esto lo ve desde ese punto de vista menos organizativo y más de sentimiento. Y me da mucha pena que el Domingo de Resurrección no estemos en la calle. Eso está claro. Pero hay que ver el problema y ser serio. Aquí no caben paños calientes. Yo creo que no nos hemos equivocado.

PREGUNTA.  ¿Desde cuándo no había Semana Santa en Ceuta?

RESPUESTA.  No lo sé bien, pero creo que desde hace 82 años, eso he escuchado, cuando la Guerra Civil. Desconozco si luego hubo algún año que las procesiones no salieron.

PREGUNTA.  Hablamos de suspender la Semana Santa, pero no es así exactamente.

RESPUESTA.  Se suspende la Semana Santa está mal expresado. Se suspenden los desfiles procesionales. Habrá oficios, la Pascua de Resurrección, la Misa Crismal, el Domingo de Ramos, la Misa de la Palma, etc… No sé si el Gobierno dirá si no podemos estar tampoco en las iglesias. El obispo vendrá el Domingo de Ramos y esa misa normalmente congrega a muchas personas. En la catedral pueden caber “apretados” unas 300 personas y eso va en contra de las recomendaciones. Si hay normas estrictas tendremos que cumplirlas.

PREGUNTA. ¿Si de usted hubiera dependido la celebración de la Semana Santa de Sevilla o Málaga, la decisión hubiera sido la misma?

RESPUESTA.  Yo creo que sí. De todas formas comprendo que las connotaciones sobre todo económicas de Sevilla, Málaga, Granada o Córdoba dificultan la decisión. El Consejo de Sevilla ha suspendido el pregón y muchas hermandades han suspendido los ensayos de los costaleros. También cultos masivos. Creo que están ganando tiempo a ver cómo evoluciona la pandemia, pero con el estado de alarma, que se puede prorrogar, nosotros no hemos hecho ninguna locura. El coronavirus es un problema grave y la gente ahora se está dando cuenta. Todos debemos remar en la misma dirección.   

PREGUNTA.  Si le llegan a decir que iba a pasar esto, no hubiera tomado el mando del Consejo.

RESPUESTA.  No es así. Hay muchas cosas que hacer. Tenemos muchos proyectos durante el año. Esto es por desgracia suspender una parte importante de nuestro trabajo anual, el que más le llega a la gente de a pie. Hay un proyecto a cuatro años y no de dos o tres meses. Esta es una parte más de lo que hacemos anualmente el Consejo y las hermandades.

PREGUNTA.  Y de la inversión económica de miles de euros qué me dice.

RESPUESTA.  Hay una inversión que ya está hecha y se pierde. Es como si tuvieras todo preparado y el día de la salida por otras razones, la lluvia por ejemplo, no sales. La cera la tienes que tirar, las flores se marchitan, la banda hay que pagarla, etc…

PREGUNTA.  ¿Le han felicitado por la decisión?

RESPUESTA.  Sí, alguna que otra vez.

PREGUNTA.   ¿Alguna autoridad?

RESPUESTA.  No, pero tampoco me preocupa. No se ha hecho de cara a la galería. No queríamos contribuir a que hubiese alguien que se infectara por no tomar una decisión como ésta. Que por ejemplo en el traslado del Medinaceli, a los dos días, se conociera algún caso de infectado, o en el Encuentro o en la salida de la Caridad. Es un riesgo que corríamos si se celebraba la Semana Santa.  

PREGUNTA.   Sobre la epidemia, ¿qué opinión tiene? ¿La teme?

RESPUESTA.  Parece que es algo más que una gripe y en el 80% de las personas es como si fuera un resfriado normal y corriente, un poco más fuerte. Si me toca me encomendaré como me encomiendo todos los días y ya está. Y a seguir viviendo.

Comentarios