Crisis del coronavirus

Ceuta, camino de la fase 1 (si el Ministerio de Sanidad lo autoriza)

El centro de la ciudad, durante el periodo más estricto del confinamiento (C.A./ARCHIVO)
photo_camera El centro de la ciudad, durante el periodo más estricto del confinamiento (C.A./ARCHIVO)

Reuniones de no más de diez personas, comercios abiertos al 30% de su aforo, actos culturales con limitaciones de asistencia... Ceuta avanza a este escenario, a expensas de la autorización del Ministerio de Sanidad.

El equipo de doce expertos del Ministerio de Sanidad decidirá en los próximos días si aprueba o rechaza la petición formulada por el Gobierno de Ceuta para que la ciudad se incorpore el próximo lunes a la fase 1 del plan de desescalada. La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, presidió ayer varias reuniones por videoconferencia con consejeros de comunidades autónomas para avanzar en la transición hacia lo que el Gobierno ha bautizado como “nueva normalidad”. Entre ellos, el consejero de Sanidad ceutí, Javier Guerrero.

Si el Ministerio acepta finalmente las pretensiones del Gobierno de la Ciudad, Ceuta dará un paso más en la relajación de las restricciones impuestas por las autoridades sanitarias para combatir la pandemia de coronavirus. Aunque la experiencia no será igual para todos.

Quienes han mostrado ya su inquietud sobre el futuro más inmediato han sido los hosteleros de la localidad, quienes insisten en que las condiciones establecidas para la desescalada durante la fase 1 son actualmente incompatibles con la apertura de sus negocios.

El Gobierno central permitirá desde el día 11 la apertura de terrazas al 50% de su aforo, con la posibilidad de que los ayuntamientos amplíen el espacio disponible si así lo estiman oportuno. La Asociación de Hosteleros ha lanzado severas críticas a la Ciudad por no agilizar esas autorizaciones para su concesión antes del lunes.

A estas alturas de la desescalada, los hoteles podrán abrir pero sin utilizar zonas comunes y con grandes restricciones.

Los ciudadanos también comenzarán a disfrutar de algunos de los hábitos perdidos con el confinamiento. El Gobierno ya avanzó que autorizará reuniones de no más de diez personas en domicilios, terrazas o al aire libre manteniendo siempre las directrices impartidas por las autoridades sanitarias sobre distancia social. Éste es, probablemente, uno de los aspectos más delicados del plan, por cuanto que entra en juego la responsabilidad personal de cada individuo. La experiencia en Ceuta después de que Sanidad autorizara el paseo con niños, la práctica de deportes y la salida de ancianos a la calle no parece resultar muy alentadora. De hecho, el Instituto de Gestión Sanitaria relaciona el repunte de casos positivos registrado en la ciudad esta semana con las primeras salidas de los pequeños.

Los comercios podrán reanudar su actividad ahora con un aforo limitado al 30% siempre que se garantice una distancia mínima de dos metros entre clientes. Si los ayuntamientos lo estiman viable, volverán los mercadillos al aire libre limitando al 25% el número de puestos.

Con la fase 1, también se reactivarán de manera progresiva los servicios sociales, con atención prioritaria a los segmentos de población más vulnerables y siempre atendiendo a las recomendaciones sanitarias: atención a personas con discapacidad y terapias de atención temprana, ocupacionales, de rehabilitación y psicosociales.

Si el lunes Ceuta avanza de fase, se abrirán los centros docentes para su desinfección y para el trabajo administrativo, podrán celebrarse actos culturales con menos de 30 personas en lugares cerrados y al tercio de su aforo y con menos de 200 al aire libre, los museos podrán abrir a las visitas con un tercio de su aforo…

Comentarios