Crisis del coronavirus

Ceuta encauza otra Navidad con el anuncio de restricciones

BLACK LUCES
photo_camera Imagen del centro de Ceuta durante la tarde de ayer, cuando cientos de ceutíes se echaron a la calle con motivo del Black Friday y el encendido del alumbrado navideño. (C.A)

Sanidad renovará la próxima semana el decreto de medidas contra la covid con algunas modificaciones que, según confirman desde el Gobierno, se tercian más restrictivas tras el marcado repunte de la incidencia en las últimas dos semanas

Luces, villancicos y Navidad. El Black Friday ha sido, un año más, el telón de fondo para pulsar ese simbólico botón que prendía las luminarias que nos anuncian la inmersión en el periodo navideño. Ni el ambiente casi polar ni el aviso de precipitaciones fueron impedimento para que la algarabía reinase en las calles del centro de la ciudad entre multitudes de ceutíes que, entre otros, iniciaban las compras para estas inminentes fiestas. Poca distancia de seguridad, como también de mascarillas. Terrazas hasta arriba cociéndose ambiente de fin de semana. Relajación y alegría porque parece haberse recuperado todo lo que no se pudo hacer el año pasado.

Este fin de semana también será el del pistoletazo de salida a esas comidas de empresas o amigos y reuniones sociales que en el 2020 quedaron aplazadas. Una Navidad en la que regresan los cotillones, como hace semanas anuncian los pubs y locales de la ciudad, así como la Cabalgata de Reyes porque, de momento, el Gobierno local continúa según sus planes. A falta de adjudicación del contrato no hay marcha atrás,  a no ser que la tendencia que registra Ceuta desde hace quince días no remita. El consejero del área, Carlos Rontomé, comentaba a inicios de esta semana que se mantienen a la expectativa. Es decir, el Gobierno no quiere convertirse, otra Navidad más, en el grinch, pero los pronósticos no son todo lo halagüeños que se desearía.

Mientras el resto del país se encuentra devorado por la sexta ola y no titubea para aprobar restricciones en los aforos, hostelería e, incluso, exigir el pasaporte covid en algunos espacios. Ceuta, como siempre más rezagada, parece sentirse ajena a incluirse en ese paquete que implica reventar las fiestas. Cabe preguntarse si cuando el huracán de esta nueva oleada pandémica aterrice será demasiado tarde. Hay cierta confianza por parte de las instituciones locales respecto que a partir de la próxima semana remita la incidencia con el alta de los pacientes pertenecientes a los primeros brotes. No obstante, también será cuando tenga que renovarse el decreto de Sanidad, previsiblemente el jueves, y no se prorrogará vigente con la actual laxitud. La realidad es que la pandemia no echa el freno en la ciudad y ayer se registró, después de dos meses, un nuevo fallecimiento por covid. Por lo tanto, el nuevo decreto, pendiente de su aprobación por el TSJA,  llega con cambios. Lo confirman fuentes del Gobierno. Y no serán a mejor. Ceuta se encuentra en riesgo bajo (riesgo medio según el antiguo semáforo) y, de momento, las próximas semanas se vivirá, de nuevo, con algunas restricciones.

Según lo adelantado a este medio, las medidas no serán excesivamente coercitivas, pero bajo observación queda la senda que adopte la situación epidemiológica en Ceuta. Precisamente, el vencimiento de este nuevo documento llegará en vísperas de la Nochebuena, y la adopción de medidas más contundentes pondrá en jaque los días más señalados de las fiestas.

Mientras tanto, insistencia en la prudencia y en extremar el cumplimiento de las medidas de seguridad, sobre todo, en interiores. Pues lo que menos se desea es que estos primeros encuentros sociales, que preceden al periodo navideño propiamente dicho, dejen una resaca de contagios incontrolables que entierren bajo carbón el deseo de vivir esas Navidades prepandemia.

Comentarios