Crisis del coronavirus

El número de casos por cada 100.000 habitantes cae un 82% desde lo peor de la crisis

ingesa hospital coronavirus

Desde el 11 de noviembre, fecha en la que se reportó el peor registro, el número de casos por 100.000 habitantes en los catorce días previos se cifraba en 1.071. A día de hoy, este indicador ha caído hasta los 189 casos.

A un mes de registrar los indicadores más altos de toda la pandemia, Ceuta enfrenta el final del año con unos resultados que sitúan a la ciudad entre los territorios españoles  que mejor vienen superando el golpe de esta segunda ola. A comienzos de noviembre, la ciudad multiplicaba por dos la media nacional en número de casos diagnosticados por cada 100.000 habitantes en los catorce días previos. Hoy, todos los indicadores utilizados para caracterizar la situación epidemiológica se encuentran por debajo de los del conjunto del país.

Desde el 11 de noviembre, fecha en la que se reportó el peor registro, el número de casos por 100.000 habitantes en los catorce días previos se cifraba en 1.071. A día de hoy, este indicador ha caído en un 82% hasta situarse en los 189 casos. Idéntica tendencia han experimentado la tasa de positividad, que ha pasado del 32% al 6% y la ocupación de camas hospitalarias y de UCI con caídas, respectivamente, del 80% y del 63%.

Con estos datos Ceuta ha conseguido que los principales indicadores hayan abandonado la horquilla de registros que colocan a un territorio en situación de “riesgo extremo”. Así, el número de casos por 100.000 habitantes a catorce y siete días se ubica en el tramo de “riesgo alto” con tendencia a “riesgo medio”. Los indicadores de positividad y ocupación de camas hospitalarias caracterizan en Ceuta una situación de “riesgo bajo”.

El presidente de la Ciudad, Juan Vivas, ha identificado como causas de esta mejora de la situación epidemiológica el comportamiento responsable de los ciudadanos, la coordinación entre el Instituto de Gestión Sanitaria (Ingesa) y la Consejería de Sanidad, la incorporación de los test de antígenos a las pruebas diagnósticas y el “excelente trabajo” de los profesionales.

Comentarios