Crisis del coronavirus

La Consejería de Sanidad establece normas para las terrazas durante la fase 1

Las terrazas, aunque en escaso número, han vuelto a ocupar las calles (T. DE LA CRUZ)
photo_camera Terraza abierta a primera hora del lunes (T. DE LA CRUZ)

Sanidad plasmará estas medidas en un decreto que regulará la ocupación, la higiene y los horarios, entre otros aspectos.

La Consejería de Sanidad, Consumo y Gobernación ha avanzado las medidas que aprobará por decreto para el funcionamiento de las terrazas durante la fase 1 del proceso de desescalada de las restricciones impuestas por la crisis sanitaria.

Ocupación máxima. Los hosteleros deberán asegurarse que sus terrazas, que deberán mantener una ocupación máxima del 50 %, garantizan una distancia de dos metros entre las mesas con una  ocupación máxima de diez personas por mesa o agrupación de mesas, acorde con el número de personas y permitiendo que se respete la distancia interpersonal, a menos que se trate de convivientes,  que no tendrán que respetar dicha distancia. Las mesas altas también guardarán la misma distancia entre ellas. No formarán parte de estas reuniones personas que estén incluidas en los grupos de riesgo o con patología previa.

Información a los clientes. Los clientes serán informados de las medidas que les afecten directamente y los establecimientos deberán mostrar cartelería con las medidas preventivas e higiénicas señalizando las distancias en el suelo de la barra y la terraza.

Horarios. Las terrazas podrán permanecer abiertas al público hasta las 00.00 horas. A partir de esa hora, se procederá a la limpieza y desinfección del establecimiento, cocina, aseos, utensilios, mobiliario, durante un periodo aproximado de media hora. La limpieza se realizará desde las partes más limpias a las más sucias, y de las zonas más altas a las más bajas.

Reservas. Sanidad recomienda reservar mesa, para evitar aglomeraciones de personas a la entrada del establecimiento o en sus inmediaciones. Entre un grupo de clientes y otros se limpiará y desinfectará mesas y sillas, al menos durante 10 minutos y el nuevo cliente no podrá ocupar la mesa hasta que no estén secas todas las superficies de contacto.

Limpieza. El propietario del local deberá asegurarse de que se cumplen todas las medidas de limpieza, tanto en terraza como en las zonas de uso común de los trabajadores conforme a pautas que incluyen como diluciones de lejía (1:50) recién preparada o cualquiera de los desinfectantes con actividad virucida que se encuentran en el mercado. No se podrán utilizar bayetas o paños, sino papel para limpiar las superficies y se pondrá a disposición del público y de los empleados dispensadores de geles hidroalcohólicos o desinfectantes.

Materiales. Los manteles serán de un solo uso, y en el caso de no ser posible, se cambiarán entre los distintos clientes con lavado mecánico entre 60 y 90º; se evitará el uso de cartas, optando por pizarras, carteles, dispositivos electrónicos u otros medios similares; los establecimientos deberán disponer de papeleras, con pedal y tapa; se eliminarán productos de autoservicio (servilleteros, palilleros, vinagreras, aceiteras, y otros utensilios similares) priorizando monodosis desechables; se almacenarán en recintos cerrados o en zonas alejadas del paso de clientes y empleados vajilla, cristalería, cubertería y mantelería .

Se evitará el uso de platos compartidos al centro de la mesa, debiéndose distribuir éstos entre los comensales en platos individuales, y se fomentará el pago por tarjeta, evitando el uso de dinero en efectivo.

Aseos. En lo que respecta al uso de los aseos por clientes, será con una ocupación máxima de una persona, salvo en aquellos supuestos de personas que puedan precisar asistencia, en cuyo caso también se permitirá la utilización por su acompañante. Deberá procederse a la limpieza y desinfección de los baños, como mínimo, seis veces al día. Asegurar la disponibilidad de jabón y de un sistema de secado de manos, suprimiendo la utilización de toallas de tela.

Higiene del personal. Los trabajadores deberán usar obligatoriamente mascarilla si no puede garantizarse la distancia de seguridad. El botiquín del local tendrá que disponer de un termómetro y se recomienda evitar los saludos de cortesía.

Se recuerda, además, que al toser o estornudar hay que cubrir la nariz y la boca con un pañuelo y que se debe evitar tocar los ojos, nariz y boca, ya que las manos facilitan la transmisión del virus.  Igualmente, las medidas de distancia interpersonal deberán cumplirse en vestuarios, taquillas y aseos de empleados, así como en cocinas y resto de instalaciones del local.

Comentarios