Crisis del coronavirus

La decisión sobre la segunda dosis de AstraZeneca se retrasa

astrazeneca

España, al igual que Irlanda, y siguiendo el principio de precaución, opta así por esperar a tener más información de los estudios en marcha y de la experiencia de otros países.

La Comisión de Salud Pública, en la que se encuentran representadas todas las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad, ha acordado hoy ampliar de 12 a 16 semanas el intervalo entre la primera y la segunda dosis de AstraZeneca para personas menores de 60 años que ya han recibido la primera. Ampliar el intervalo permitirá disponer de más información para poder tomar una decisión que garantice la seguridad de la vacunación teniendo en cuenta el mejor conocimiento disponible.

Se podrán así revisar los datos de farmacovigilancia que se vayan publicando sobre el uso de la segunda dosis de AZ en este grupo de edad y la nueva evidencia sobre el uso de una vacuna diferente a quienes hayan recibido la primera dosis de AZ. Además, se contará con los resultados del estudio de intercambiabilidad de dosis de la Universidad de Oxford y de otros ensayos clínicos como el que se ha iniciado en España por parte del ISCIII.

España, al igual que Irlanda, y siguiendo el principio de precaución, opta así por esperar a tener más información de los estudios en marcha y de la experiencia de otros países. La Federación de las Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME), organización de ámbito nacional que agrupa a 46 sociedades científico-médicas, apoya esta decisión.

 

Efectividad e inmunidad

La protección alcanza alrededor de un 80% de efectividad con la primera dosis y por ello, se quiere lanzar un mensaje de tranquilidad a las personas menores de 60 años que están esperando recibir su segunda dosis.

Además, tal y como recoge la Actualización 6 de la Estrategia de Vacunas las personas que han recibido una primera dosis de vacuna de AstraZeneca y han pasado la enfermedad por COVID-19, no deben recibir una segunda dosis. Su pauta se considera ya completa.

Las personas menores de 60 años tienen un menor riesgo de enfermedad grave y la prioridad en este momento es vacunar a los mayores de 60 años lo antes posible para evitar hospitalizaciones y fallecimientos en una situación epidemiológica de incidencias acumuladas en ascenso.

Comentarios