Crisis del coronavirus

Los expertos atisban un “escenario muy optimista” pero advierten del “efecto yoyó”

El ocupante de un vehículo se somete a un test de antígenos en Loma Colmenar (C.A./ARCHIVO)
photo_camera El ocupante de un vehículo se somete a un test de antígenos en Loma Colmenar (C.A./ARCHIVO)

El Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Universitario recomienda mantener una actitud "expectante" y advierte del riesgo de alimentar el "efecto yo-yó": imponer medidas restrictivas con el incremento de los contagios y relajarlas cuando los casos se reducen.

La nota epidemiológico emitida la pasada noche por el Servicio de Medicina Preventiva del Hospital Universitario prevé un “escenario muy optimista” para Ceuta en la futura evolución de la pandemia de coronavirus. La caída de las incidencias acumuladas a 7 y 14 días, el avance en el proceso de vacunación –que ya ha permitido la inoculación de al menos una dosis al 26% de la población- y la reducción de la velocidad de la propagación del virus avalan el pronóstico de los expertos.

Con todo, los responsables de Medicina Preventiva recomiendan mantener una “actitud expectante” hasta que se alcance el objetivo de la vuelta a niveles de normalidad, sobre todo ante la previsión de que la ocupación hospitalaria, y en especial de la unidad de críticos, continuará siendo elevada.

A cinco días de que decaiga el decreto del estado de alarma y, con él, la vigencia de medidas como el toque de queda o el cierre perimetral de la ciudad, aún no se han despejado las dudas sobre la estrategia que se seguirá para prevenir un empeoramiento de la situación epidemiológica. El Gobierno municipal ya ha anunciado que tomará medidas, aunque continúa sin precisar cuáles serán.

Los preventivistas del Hospital Universitario advierten del riesgo que supondría desatender la recomendación que invita a no relajar las restricciones hasta que no hayan transcurrido dos semanas desde el cambio de nivel de alerta, algo que en Ceuta ocurrió a mediados de la pasada semana.

El control de la movilidad continúa siendo el principal quebradero de cabeza para las autoridades sanitarias. La nota epidemiológica de Medicina Preventiva recuerda que durante la Semana Santa y la Semana Blanca se produjo un incremento de casos de 200 por cada 100.000 habitantes. La nota advierte de las perniciosas consecuencias que tendría alimentar el que los preventivistas denominan “efecto yo-yó”: las medidas se hacen más restrictivas con el incremento de los contagios y se relajan cuando se anuncia la caída en el número de casos: “Es un bucle continuo, como los que hemos vivido en Ceuta desde primeros de agosto de 2020 –subrayan los expertos- Es un buen momento para recordarlo y que no vuelva a pasar”.

Comentarios