Crisis del coronavirus

Indignación enfermera

Tras los últimos datos facilitados por el Ministerio de Sanidad, donde se constata el incremento exponencial de contagios entre los profesionales sanitarios, el presidente de la Organización Colegial de Enfermería de España, Florentino Pérez Raya quiere mostrar “la profunda preocupación, consternación e indignación de nuestra profesión con respecto a esta situación”.

España es el país del mundo con la mayor cifra de profesionales sanitarios infectados: hoy ascienden a un total de 6.493 personas que representa el 13,6%, muy por encima de China y de Italia”. Para el presidente de las 307.000 enfermeras y enfermeros de España, estas cifras vienen a ratificar lo que venimos denunciando desde el principio de la pandemia: “los profesionales sanitarios se están enfrentando a una situación insostenible, obligados a prestar la asistencia sin disponer de las medidas de seguridad necesarias para protegernos: EPIs adecuados, mascarillas FFP2, batas impermeables, protecciones oculares adecuadas, guantes... Se están jugando la vida, y hay que recordar que ya han muerto una enfermera en el País Vasco y una médica en Salamanca ambas muy probablemente por trabajar sin seguridad, y que los profesionales no sólo se están jugando su seguridad, también la de los suyos porque cuando vuelven a casa conviven con la familia”.

“Desde luego que no vamos a dejar de denunciar esta situación tanto mediáticamente como ante la Administración sanitaria o incluso en la vía judicial, porque lo primero es la seguridad del personal sanitario para poder atender a los pacientes y salvar vidas en esta grave crisis”.

Pedimos al Gobierno que nos permita comprar material de seguridad. “¿Dónde está todo el material prometido desde hace días por el Ministerio? -se pregunta Florentino Pérez Raya- llevamos días esperando la llegada de aviones con cientos de miles de unidades de este material de seguridad, pero todo este material sigue sin estar a disposición de los hospitales”.

“No estamos cuidando a quienes tienen que cuidarnos -asegura Pérez Raya- . Cada baja por infección es un profesional que no puede salvar más vidas. Es una situación totalmente inadmisible. Exigimos una solución de parte del Ministerio de Sanidad de forma inmediata para que todos los profesionales sanitarios tengan equipos completos de protección de forma urgente y si no, tendremos que tomar medidas más contundentes de todo tipo”.

“Los profesionales están desesperados y no vemos soluciones, la Organización Colegial de Enfermería está dispuesta a comprar material de seguridad para los sanitarios, sin embargo, la regulación aprobada por el Gobierno nos lo impide, es una situación desesperante: no nos dejan a nosotros comprar el material y el que ha comprado -el Gobierno- no llega a los hospitales. Pedimos al Ministerio de Sanidad y al Gobierno que nos deje aportar nuestra ayuda a nuestros compañeros y compañeras", asegura Pérez Raya.

Imprescindible: conocer el número de profesionales en cuarentena El presidente de la enfermería española afirma que conocer el número de profesionales afectados es un dato claramente insuficiente, “queremos poder planificar los recursos humanos que tengamos. Es imprescindible conocer también el número total de profesionales en cuarentena y que por tanto han sido apartados de la asistencia por exposición a los pacientes infectados, sin embargo, no hay datos oficiales de ellos”. Además, “hay profesionales con síntomas leves que no han podido ser retirados de la asistencia y que no tienen confirmado un resultado positivo. El problema es que puede que estas pruebas no sean concluyentes y más adelante sean positivos con las consecuencias que supone para los pacientes, para sus compañeros y para sus familias.

Florentino Pérez Raya lo deja claro: “O reaccionamos de inmediato o vamos hacia un escenario en el que no va a haber enfermeras en activo para prestar los cuidados necesarios, especialmente en las áreas más críticas, como urgencias o cuidados intensivos donde hace falta una experiencia y especialización, y donde no puede entrar a trabajar cualquiera. Hay que disponer de un registro en el que conste el número de profesionales infectados y en cuarentena, así como los que están en activo, diferenciando entre aquéllos que prestan asistencia general y los que trabajan en las áreas de urgencias y cuidados críticos fundamentales para salvar la vida a los pacientes más graves. Además, es imprescindible que se realicen test rápidos a todos los profesionales sanitarios para saber la situación real y poder gestionarla”.

Es imprescindible una coordinación nacional de los profesionales sanitarios que necesitan los diferentes servicios de salud Autonómicos. Está siendo un caos absoluto la contratación de enfermeras y de estudiantes de enfermería. Es necesario redistribuir los recursos conforme a las necesidades y una mayor coordinación entre las diferentes administraciones.

Hablar de contagio social en los sanitarios es mezquino y miserable Finalmente, Pérez Raya ha calificado de “mezquinas y miserables” las declaraciones de varios responsables políticos asegurando que muchos de los contagios de los profesionales sanitarios se han producido en su vida social y no en el ejercicio profesional.

“Están mintiendo y agraviando desde sus poltronas a los mismos profesionales que se están jugando la vida para salvar a este país de esta pandemia. Pedimos al presidente del Gobierno y a los presidentes autonómicos que adopten medidas disciplinarias con los políticos que han hecho semejantes declaraciones. Exigimos a nuestros representantes responsabilidad institucional y nos reservamos el derecho a adoptar todo tipo de medidas ante semejantes ignominias”.

Comentarios