Crisis del coronavirus

A partir del día 11 se prevé la apertura parcial del comercio y de las terrazas bajo estrictas condiciones

La "desescalada" comenzará el 4 de mayo, se hará en cuatro fases, por provincias y se prolongará de seis a ocho semanas

Un padre pasea con su hija el pasado domingo (J. CHELLARAM)
photo_camera Un padre pasea con su hija el pasado domingo (J. CHELLARAM)

El Gobierno solicitará de nuevo al Congreso la prórroga del estado de alarma para conducir un plan que será "asimétrico" y "coordinado con las comunidades autónomas".

La “desescalada” para abandonar las restricciones impuestas por la lucha contra el coronavirus comenzará el próximo 4 de mayo en toda España, será asimétrica pero coordinada y regida por unas mismas reglas para todo el país. El proceso, que según estimaciones del Gobierno se prolongará entre seis y ochos semanas, se organizará en torno a cuatro fases sucesivas y con la provincia como unidad territorial de referencia.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha presentado en rueda de prensa el plan de de “desescalada” que el Consejo de Ministros ha aprobado hoy para dirigirá la vuelta a la normalidad tras la crisis sanitaria. El proyecto de “desescalada” pasa por solicitar de nuevo al Congreso la prórroga del estado de alarma para conducir un plan que dirigirá el Gobierno central en coordinación con las comunidades autónomas.

Según ha explicado el presidente, el proceso se desarrollará a lo largo de cuatro fases, la primera de las cuales (“fase 0” o “fase de preparación”), arrancará en apenas seis días. En este primer momento se aplicarán una serie de medidas de relajación de las restricciones, algunas de las cuales se avanzarán este sábado con el permiso para salir a las calles a hacer ejercicio. A partir de aquí, y si el combate contra el virus se revela eficaz, la transición a la fase siguiente se hará cada quince días.

La “fase 1” o “fase inicial”, que comenzará el 11 de mayo si los resultados de los marcadores resultan favorables, prevé la apertura de comercio bajo estrictas condiciones de seguridad (quedan excluidos los parques comerciales) y la vuelta a las calles de las terrazas de hostelería con limitaciones del 30% de su aforo. También se manejarán horarios que den prioridad a las personas mayores de 65 años, los templos religiosos podrán reabrir sus puertas limitando sus aforos al 30% y el uso de mascarillas en el transporte público estará “altamente recomendado”. En esta fase, el sector agroalimentario y pesquero reanudará sus actividades.

La “fase 2” o “fase intermedia” contempla la apertura de los espacios interiores de los locales de restauración con limitaciones de un tercio del aforo, la reanudación de las actividades de caza y pesca, la reapertura de cines, teatros y auditorios también con restricciones de aforo y la recuperación de espectáculos culturales al aire libre donde no se concentren más de 400 personas sentadas.

Finalmente, la “fase 3” o “fase avanzada” será la de la flexibilización de las condiciones de movilidad con la apertura de los comercios a la mitad de su aforo o la relajación de las exigencias de las condiciones para los negocios de restauración.

El proceso se agilizará en tres islas canarias y una balear (La Graciosa, Gomera, Hierro y Formentera), donde la “fase 1” arrancará el 4 de mayo.

Comentarios