Crisis del coronavirus

La incidencia acumulada de casos en Ceuta se multiplica en un mes y supera ya los 400

operario desinfección coronavirus
photo_camera Un operario desinfecta las zonas aledañas al Ayuntamiento durante el estado de alarma (C.A./ARCHIVO)

Ceuta registra 409,31 casos diagnosticados de coronavirus por cada 100.000 habitantes en las dos últimas semanas, el octavo índice más alto de España, solo 18,4 puntos por debajo del correspondiente a Madrid.

La aprobación ayer en el Consejo Interterritorial de Salud del documento “Actuaciones de respuesta coordinada para el control de la transmisión de covid-19” supone la definición de un nuevo marco de actuación coordinada entre Ministerio de Sanidad y comunidades autónomas para la lucha contra el coronavirus. La caracterización de la evolución de la pandemia conforme a los parámetros contenidos en el documento facilitará una reacción homogénea en los territorios que presenten escenarios epidemiológicos similares. Pero, a día de hoy, cuál es el de Ceuta.

Tres de los criterios fundamentales para determinar el nivel de riesgo en un área precisa arrojan alguna luz sobre la situación en la ciudad. Hace justo un mes, el número de casos diagnosticados por cada 100.000 habitantes en las dos semanas anteriores estaba todavía lejos de alcanzar los 200 (166,32). El dato correspondiente a ayer jueves situaba la cifra por encima de los 400 (409,31).

A día de hoy, la positividad (proporción de resultados positivos sobre el total de pruebas diagnósticas practicadas) se estima en el 26% (11 puntos más del nivel en el que esta magnitud se considera muy alta) y la ocupación de camas UCI, en el 47.06% (el límite establecido en el documento aprobado en el Consejo Interterritorial para avanzar hacia la situación de riesgo extremo es el 25%.

Los casos activos alcanzan ya el número más alto registrado desde el inicio de la pandemia: 298.

Según las nuevas normas de actuación aprobadas por el Ministerio y las comunidades autónomas, la respuesta en una situación de riesgo extremo –que es la que ocuparía Ceuta con estos parámetros- supondría la puesta en marcha de toda una batería de medidas contempladas para actuar en los casos de riesgo muy alto más otras adicionales que, en algunos casos, requeriría la declaración del estado de alarma.

Buena parte de las medidas contempladas en el documento ya han sido aplicadas en Ceuta a través de los dos últimos decretos de actuaciones aprobados por el Gobierno municipal. En cuanto a las excepcionales, el consejero de Sanidad, Javier Guerrero, ya solicitó ayer al Ministerio la implantación de restricciones al movimiento de la población en horario nocturno o, lo que en la terminología militar que se viene utilizando estos días, un toque de queda.

Limitaciones aún no vigentes que podrían imponerse en Ceuta serían, entre otras muchas, la prohibición de comer y beber en la vía pública si no se garantiza la distancia de seguridad, limitaciones a la entrada y salida de la ciudad, el cierre de las zonas interiores de los establecimientos de restauración o la promoción de la enseñanza telemática.

Comentarios