Crisis del coronavirus

Denuncian la vulneración de los derechos de los menores de La Esperanza durante el confinamiento

Centro de menores La Esperanza (C.A./ARCHIVO)
photo_camera Centro de menores La Esperanza (C.A./ARCHIVO)

La oenegé Boza Sur asegura que se trasladó a menores al CETI junto a personas adultas y que se les prohibieron los paseos durante la fase 2 de la desescalada.

La asociación humanitaria Boza Sur ha denunciado la vulneración de los derechos de los menores residentes en el centro La Esperanza durante las semanas de confinamiento. En un comunicado, la entidad denuncia que en los primeros días del estado de alarma los menores subsaharianos fueron trasladados al Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) junto a las personas adultas que se encuentran acogidas en las instalaciones.

Según la entidad, el traslado fue justificado por la dirección del centro como una medida adoptada para evitar la “sobrecarga” de las dependencias. Boza Sur critica que no se informara previamente a los menores y que, con esta medida, se incumpliera la Declaración Universal de los Derechos del Niño.

“¿Realmente hay que esperar a que llegue una pandemia para tomar medidas ante la sobrecarga de los centros de menores?”, se pregunta la asociación en su comunicado.

La segunda denuncia formulada por Boza Sur se refiere a la presunta prohibición de salir a la calle a pasear impuesta a los menores que, ya en la fase 2, retornaron del CETI a La Esperanza.  “Hemos de recordar, ante todo, que son menores migrantes y no presos: son personas libres residentes en un centro de menores”, advierte la entidad en su nota.

Boza Sur asegura que la prohibición se extendía a las salidas por turnos al patio del centro, a las que, según su denuncia, solo podrían tener acceso en función de su comportamiento.

La asociación ha reclamado que se depuren responsabilidades y que se reparen los daños ocasionados a los menores.