Crisis del coronavirus

La presión hospitalaria coge fuerza con otros dos nuevos ingresos, de ellos, una embarazada no vacunada

presion hospital
photo_camera El total de pacientes ingresados en el Hospital ya roza al de la última ola. (C.A/ARCHIVO)

El total de pacientes que han pasado por Loma Colmenar ya roza al de la última ola, con previsión de que se disparé en los próximos días

Los pronósticos de Preventiva, por desgracia, comienzan a confirmarse. Desde el servicio que dirige Julián Domínguez ya advirtieron que no hay que relajarse ni con la sexta ola ni con ómicron, cuya velocidad de transmisión está dejando una oleada de contagios incontrolable, y que desde hace casi dos semanas comenzó a traducirse en ingresos en el hospital.

Sin embargo, esa presión ha cogido especial fuerza en la presente semana en la que el goteo de pacientes en el centro de Loma Colmenar es diario. Este viernes otros dos nuevos ingresos (mismo número que en la jornada de ayer), que se corresponden a una embarazada de veintiséis semanas que no está vacunada, y otra mujer de 51 años (inoculada con una dosis) que ha sido reinfectada.

Con ellas son 17 las personas ingresadas en el Hospital, de los que tres se encuentran en UCI con un pronóstico poco esperanzador. El propio Domínguez adelantaba ayer que las previsiones de la SERLAB apuntan a un incremento de 8 a 9 camas en la Unidad de Cuidados Intensivos, “y uno de los modelos arroja la cifra de ocupación de 15 “, remitía el sanitario.

Asimismo, destacaba que la letalidad predicha por el modelo será diaria entre los días 10 y 15 de enero, es decir, entre el lunes y el viernes de la próxima semana. De momento, el centro hospitalario ya comienza a acercarse a las cifras de la última onda epidémica, cuando el total de ingresos fue de 49. Ahora, el grueso ya se sitúa en 43 con un horizonte, según las estimaciones de los expertos, en el que no se avista que la situación vaya a remitir de forma inminente.

El Gobierno local, al igual que el resto de las autonomías- salvo las que sí han puesto en marcha restricciones más severas- han basado su estrategia en la evidencia disponible hasta ahora de que ómicron es más leve y en el alto porcentaje de vacunados, asumiendo que estos dos factores blindarían a los hospitales de una sobrecarga inasumible. En las próximas semanas, apuntan los especialistas, se confirmará si esa estrategia es ganadora o fracasa. ¿Estamos preparados para lo que se avecina?. De momento, el aumento de hospitalizaciones está siendo serio y todavía quedan semanas para convivir con esta sexta ola.

Comentarios