Crisis del coronavirus

La asociación Maakum exige que se habiliten espacios para cubrir las necesidad de los menores extranjeros no acompañados

Solos, sin información y en el punto de mira

Jóvenes marroquíes, este lunes por la avenida Cañonero Dato (C.A.)
photo_cameraJóvenes marroquíes, este lunes por la avenida Cañonero Dato (C.A.)

Las autoridades no han ideado protocolos ni facilitado recursos para atender a los menores marroquíes que vagan por las calles de la ciudad en la actual situación de emergencia sanitaria. 

¿Qué ocurre con los niños de la calle? La crisis sanitaria desatada por la pandemia del coronavirus ha dejado huérfanos de toda protección a los menores marroquíes que vagan por las desiertas calles de Ceuta ajenos a la excepcionalidad de la situación que vive el país.

La asociación Maakum Ceuta, dedicada a la protección y atención de los menores no acompañados que residen en la ciudad, ha dado la voz de alarma. La oenegé ha mostrado su inquietud ante el hecho de que las autoridades no hayan articulado ningún protocolo de actuación ni proporcionado recursos para asistir a esta población de niños y adolescentes. “Ni siquiera parece que hayan pensado en ellos”, protestan los responsables de la entidad, quienes, frente al eslogan “quédate en casa” han ideado el reivindicativo “y nosotros a dónde vamos”.

Maakum advierte que los menores, sin historiales clínicos que controlen su estado de salud, pueden convertirse en población de riesgo ante el coronavirus. Además, denuncia la falta de información que les ha sido proporcionada sobre la extrema gravedad de la actual coyuntura sanitaria. “Aunque tenemos constancia que algún agente de la autoridad ha dado explicaciones concisas en árabe, son muchos chavales que cuentan que les mandan a las escolleras sin más”, afirman en la asociación, que teme por la profundización del estigma social que ya arrastraban antes de la emergencia de salud pública que enfrenta la ciudad.

 Ante esta situación, Maakum ha reclamado al Gobierno municipal que habilite espacios y recursos públicos para cubrir las necesidades básicas de los menores y que informe a los niños y adolescentes marroquíes en su idioma de la magnitud de la actual crisis. La asociación exhorta a la sociedad ceutí a desarrollar un sentimiento de solidaridad hacia aquellos que no tienen dónde ir. “Que  sea la última vez que ante una emergencia sanitaria global los últimos en los que se piensa es en los más vulnerables”, mantiene Maakum.

Comentarios