Cultura

Es el segundo trabajo del consejero de Turismo y Deportes

Carreira presenta su novela “Hijo de una mujer maltratada”, un alegato a favor de la igualdad

La novela "Hijo de una mujer maltratada" es la “pequeña aportación” que Emilio Carreira, que es su autor, hace a la Cultura. Con esa palabras ha comenzado el consejero de Turismo y Deportes su intervención en el acto de presentación que ha atenido lugar en la tarde noche de este miércoles en la Biblioteca Pública Adolfo Suárez.

La presentación del segundo trabajo literario de Carreira ha corrido a cargo del presidente de la Ciudad, que ante una sala abarrotada de público, ha definido a su consejero como una persona inteligente, culta y elocuente y ha destacado su virtud para mantener un perfecta relación con la palabra, además de ser una persona muy sensible.

Sobre la obra, el presidente de la Ciudad ha manifestado que tiene un relato muy atractivo, con personajes humanos, lugares, marco histórico y, sobre todo, un trasfondo. También ha destacado el alegato a favor de la igualdad.

Carreira, en su intervención, ha agradecido las palabras del presidente y ha dicho que no era su primera intención que “el maltrato del fuerte sobre el débil o del hombre sobre la mujer” fuese el tema central de su nuevo trabajo, aunque ha reconocido que “cuando un autor empieza a escribir pierde la libertad”.

Pese a lo dicho, el consejero ha precisado que cuando se escribe es cuando uno tiene toda la libertad. “Lo único que te puede impedir escribir lo que piensas son tus propios demonios, pero en mi caso los tengo bien controlados”, ha dicho.

También ha manifestado que apuesta por el ser humano, “y apuesto por una sola cosas, que es por la educación. Carreira comparte que “nuestro acervo cultural pesa mucho y es muy ancestral. “Nos estamos remontando a la noche de los tiempos, cuando al ser humano se le enciende una especie de luz que le diferencia de los seres vivos con los que convive”. Y en esa historia, a juicio del escritor, tiene una consecuencia, que es un castigo, “y no es igual el que se le impone al hombre que el que se le impone a la mujer”. “El castigo para el hombre es: trabajarás; para la mujer es: estarás sometida al hombre”

Comentarios