Cultura

HOMENAJE GONZáLEZ -TABLAS

La desconocida historia de un militar

El Grupo Regulares rindiendo homenaje a González- Tablas /ANTONIO SEMPERE
photo_cameraEl Grupo Regulares rindiendo homenaje a González- Tablas /ANTONIO SEMPERE

El Grupo de Regulares 54 ha rendido homenaje esta mañana a la memoria del teniente coronel Santiago González Tablas, en el 93º aniversario de su muerte en el campo de batalla. González Tablas recibió importantes condecoraciones militares en Ceuta, contrajo matrimonio y tuvo dos hijas en Ceuta y murió en Ceuta. Sus restos continúan en el cementerio de Santa Catalina. 

Emotivo homenaje realizado por el Grupo de Regulares al que fuera uno de los mandos más importantes del cuerpo. Hoy se cumplen 93 años de la muerte del teniente coronel González-Tablas, y su familia ha querido estar presente en un acto en el que las lágrimas no han faltado. A los pies de su estatua los regulares han desfilado, han homenajeado a los caídos, han cantado su himno y han depositado una corona de laurel. Y no es para menos. González-Tablas fue un hombre muy importante para la vida de Ceuta, aunque a día de hoy, desconocido para muchos. El único nieto que aún vive del heroico militar ha estado presente en el acto y ha transmitido su satisfacción por seguir honrando la figura de su abuelo. "Es increíble cómo después de tantísimo tiempo sigamos notando el calor de los Regulares y sobre todo el calor de los ceutíes", reconocía emocionado Eduardo Chamorro González-Tablas.

En el acto han estado presentes personalidades como el coronel jefe del Grupo de Regulares, Antonio Varo, el embajador de Brasil en Marruecos, Federico Duque Estrada Meyer y algunos miembros de la familia del militar. A día de hoy la figura del teniente coronel está muy presente en Ceuta. Contamos con su estatua en el lateral de la Iglesia de África, con una de las condecoraciones más importantes que recibió, la Cruz de la Orden Laureada de San Fernando que está en el Museo de Regulares, y lo más significativo, sus restos. Un panteón familiar en el cementerio de Santa Catalina los acoge. "Es un orgullo como nieto que los restos de mi abuelo estén en un sitio que le hizo tan feliz, pues él sentía pasión por Ceuta y por los Regulares". Y es que la vida de González-Tablas fue corta pero intensa en nuestra ciudad. Es aquí donde contrae matrimonio con la hija del alcalde de aquel entonces, Ricardo Cerni, y donde tuvo a sus dos hijas. El resto de la historia la contamos de boca de su nieto Eduardo Chamorro.

Vivió por y para los Regulares

Santiago González–Tablas y García nace en Pamplona el 9 de febrero de 1879. Hijo de militar, empieza muy joven en el ejército. Después de ocupar diferentes destinos, en 1915 llega a Ceuta como comandante por propia solicitud y es destinado a Regulares. Dos años después el cuartel cambia de ubicación, pasa del Ángulo al nuevo acuartelamiento en Hadú. En Ceuta participa en diferentes combates de manera heroica, recibiendo importantes condecoraciones como la Cruz de la Orden Laureada de San Fernando. Es en 1920 cuando toma el mando de Regulares de Ceuta. Como buen militar vivió por y para el ejército, y qué mejor manera de morir que haciendo lo que le gustaba. La muerte lo sorprendió intentando ocupar Tazarut. Dos balazos, en el vientre y en la mano, acabaron con su vida. El prestigioso cirujano Gómez Ulla hizo todo lo posible por salvar su vida pero falleció el 13 de mayo de 1922. Tras su muerte, el Rey Alfonso XIII le entrega el marquesado de González-Tablas a su viuda.  Hoy en día lo ostenta el sobrino de Eduardo Chamorro, Cristian Chamorro Courtland.

Un dato curioso es que cuatro años antes a la misma hora en la que murió, González-Tablas estaba recibiendo la Cruz de la Orden Laureada. "Son muchos los que dicen que se le paró el reloj", asegura su nieto. Hoy el Grupo de Regulares de Ceuta ha querido hacer que ese reloj vuelva a funcionar  y, sin duda, lo ha conseguido. 

 

Comentarios