Cultura

Javier Fernández se declara “Popi” para siempre

El pregonero repasa la historia del Carnaval ceutí a través de sus vivencias

Un momento del pregón de Javier Fernández (C.A.)
photo_camera Un momento del pregón de Javier Fernández (C.A.)

El pregonero del Carnaval 2018 de Ceuta, Javier Fernández, ha hecho un amplio recorrido de esta fiesta a través de sus vivencias, desde cuando era pequeño cuando no cesaba de oír las canciones de las distintas agrupaciones. Se ha declarado “Popi para siempre” y ha pedido la participación del pueblo para que la fiesta no se pierda

El pregón se inició con la lectura de toda la andadura de Fernández, para acto seguido subirse a las tablas Javier Fernández, que lucía un tipo de fantasía funeraria sobre un decorado de altar también funerario.

Arrancó su recorrido con Recuerdos de papel, interpretando un pasodoble de la misma. Mientras de fondo se proyectaba un vídeo de la actuación del grupo. Ha sido, en ese sentido, un pregón muy interactivo, aunque el momento culmen del pregón ha sido cuando han aparecido en las tablas del Revellín. El baile de la pelusa y estribillos como “ponte gomita, gomita, gomita” o “whisky, coca cola ponle hielo”, pusieron en pie al público asistentepregonero

El cine África, O´Donell, barrio en el que nació su padre, el Siete Colinas trajeron a su mente los momentos vividos, al igual que el recuerdo de tanto y tantos compañeros que “han hecho posible que el carnaval ceutí siga adelante”.

Sus relatos, desde que tuvo su oportunidad, estaban lleno de gracia y de ocurrencia y, sobre todo, sus vivencias con Los Popis. Recordó como lo que más le gustaba ver en el curso eran las chirigotas. También tuvo un reconocimiento para su familia, recordando con gracia que “tenía que disfrazarse de lo que quería mi madre”.

También fue todo un detalle la anécdota de cuando fue jurado de infantil y le di el premio a un chico que iba disfrazado del vitamina. La imagen de su tío siempre estuvo presente durante todo el pregón.

Fernández se despidió dando las gracias las gracias a la Consejería de Festejo, a su familia a su prometida, que le ha estado apoyando con el video y la iluminación durante toda su intervención, y al público. Un pregón divertido, aunque un poco largo.

Comentarios