¿De qué hablamos?

¿De qué hablamos? ha invitado esta semana a la Premio María de Eza 2021, la enfermera Lucía Prieto

"Morirse de covid era algo que los mayores en la residencia no barajaban a pesar de tener miedo"

Prieto reconoce que ha sido mucho el trabajo y la anticipación para no hacer concesiones al virus. Los mayores de la residencia "se sienten afortunados y, en general, sienten que están a salvo, que es lo importante". 

Ceuta y Melilla no han notificado ni un solo fallecimiento en residencias de mayores durante toda la pandemia. Son las únicas autonomías que se han salvado de este gran drama humano que ha sufrido España desde el estallido de la pandemia el pasado marzo. Más de 30.000 personas murieron en residencias de mayores y centros socio-sanitarios por covid-19 o síntomas compatibles. Una enfermera de uno de estos centros recibirá el próximo 8 de marzo el premio "María de Eza". Con Lucía Prieto, que desempeña una gran labor en la residencia Nuestra Señora de África hemos charlado sobre su trabajo con las personas mayores. 

PREGUNTA. Enhorabuena ¿Ha sido una sorpresa para ti este galardón?

RESPUESTA. Estoy abrumada. Primero muy sorprendida porque no esperaba ningún tipo de reconocimiento por el trabajo que realizamos y luego abrumada de la repercusión, del eco, de la gente, de tanto bueno. 

P. En cualquier caso, mejor estar abrumada por el galardón que por la indeseable pandemia. 

R. Cierto. Mejor estar abrumada en positivo cuando lo hemos estado tantos meses en este último año por cosas negativas.  

P. Qué sensación tienes al recibir el premio por tu trabajo?

R. Yo creo que he hecho lo que hacemos todas las personas en distintos niveles dependiendo donde estemos cuando vivimos una situación como esta. En mi persona no sé por qué se me da el premio, en lo que represento. Eso sí tengo claro por qué. Se representa el trabajo diario, callado, invisible de un montón de personas no sólo sanitarias (aunque muchos sanitarios) durante el año de pandemia. Para mí es un premio muy grande y creo que es un reconocimiento de la ciudad de Ceuta a todas las personas que han contribuido dando pasos hacia adelante a ayudar en la medida que han podido. 

P. Un trabajo el vuestro que -objetivamente- es mucho más duro en pandemia de lo habitual. 

R. Sí, el trabajo ha sido durísimo, pero soy enfermera para lo bueno y para lo malo. Ha sido a veces inhumano. Cuando te embarcas en un trabajo como este sólo te enfocas en los resultados y quizá eso hace que no sienta la dureza del trabajo. 

_________________________________________________________________________________________________________

"La vida laboral del personal sanitario ha cambiado muchísimo. Y no sólo del sanitario porque fíjate cuánta gente está sufriendo la pandemia de otra manera. Mira como tenemos la hostelería"

________________________________________________________________________________________________________: 

P. ¿Cuando hablas de trabajo inhumano, a qué te refieres concretamente? 

R. En general. La pandemia nos ha cambiado la vida a todos. Nuestra vida personal es completamente distinta, la forma de relacionarnos, absolutamente todo. Hay sociedades y culturas que lo llevan mejor y otras peor como nosotros que somos mucho más del contacto estrecho. La vida laboral del personal sanitario ha cambiado muchísimo. Y no sólo del sanitario porque fíjate cuanta gente está sufriendo la pandemia de otra manera. Mira como tenemos la hostelería. 

P. ¿Cómo ha sido 2020 dentro de la Residencia Nuestra Señora de África?

R. Ha sido terrible. Para los mayores que viven allí, para las familias de los mayores, para los trabajadores, para las familias de los trabajadores, para todos. Ha sido muy duro. Entrar en el detalle no tiene mucho sentido. Si tuviéramos que pasar otra vez por lo mismo te aseguro que todo el equipo que ha trabajado en Nuestra Señora de África, y estoy segura que en el resto también, firmaría por hacer lo mismo siempre que los resultados fueran iguales. 

P. Vosotros tuvisteis seis casos de covid. 

R. Así fue. 

_________________________________________________________________________________________________________

"Si tuviéramos que pasar otra vez por lo mismo te aseguro que todo el equipo que ha trabajado en Nuestra Señora de África, y estoy segura que en el resto también, firmaría por hacer lo mismo siempre que los resultados fueran iguales"

_________________________________________________________________________________________________________

P. Pero afortunadamente pasó y están bien todas estas personas. 

R. Están bien. Están estupendos, sanos, perfectos. No les hemos borrado las patologías que tenían antes, pero no se le han acentuado. No tienen ninguna secuela. 

P. ¿Cuántas personas residentes son? 

R. Tenemos plazas para 52. 

P. Ya están todos inmunizados. 

R. Exactamente. Todos están inmunizados. 

P. ¿Cómo afrontaron la noticia de que había un virus especialmente peligroso para ellos? ¿Han seguido el drama en residencias de mayores por radio y televisión?

R. Han seguido la misma evolución que la población que no es mayor en sus casas. Piensa en lo que tú sentías cuando se empezaba a hablar del coronavirus, que no te lo creías, y acuérdate cómo ha ido variando el estado de opinión en relación a qué es el coronavirus desde el principio hasta ahora. Ellos han sentido lo mismo, lo único quizás es que han tenido un equipo humano al lado que, desde un poquito antes, le ha estado guardando la espalda. Hemos intentado protegerlos antes de que el coronavirus mostrara la cara que después hemos ido viendo. 

P. ¿Ellos entendieron eso de cerrar las puertas de la residencia?

R. Es como cuando a la ciudadanía le dijeron "quédense en sus casas". ¿Cómo la entendió la gente?: mal, muy mal. 

P. Alguien te ha llegado a preguntar ¿Lucía, me voy a morir?

R. Sí, claro, claro. Ellos me han dicho "no me quiero morir". Los mayores me han vuelto a sorprender. Recuerdo a una de las señoras que dio positivo, Encarna que tenía entonces 99 años, que cuando la llevamos a la zona de aislamiento con nosotras me decía "yo no me voy a morir, eh". Morirse era una opción que no barajaban. 

_________________________________________________________________________________________________________

"Les comentábamos a los mayores que dejaran de ver esas noticias. Hubo un momento que me aislé de noticias externas en televisión y prensa porque me dolía muchísimo, sufría. Tenía que estar concentrada en mantener nuestra residencia a salvo. Las noticias eran terribles. Y no sólo las noticias de la prensa sino que las vivencias en primera persona eran muy duras" 

_________________________________________________________________________________________________________

P. Sin embargo, viendo lo que estaba sucediendo en otras residencias del país, ¿no tenían miedo?

R. Sí, totalmente. Les comentábamos que dejaran de ver esas noticias. Hubo un momento que me aislé de noticias externas en televisión y prensa porque me dolía muchísimo, sufría. Tenía que estar concentrada en mantener nuestra residencia a salvo. Las noticias eran terribles. Y no sólo las noticias de la prensa sino las vivencias en primera persona eran muy duras.  

P. Opinas que le hemos hecho concesiones al virus. 

R. Decir que el objetivo fundamental del coronavirus son las personas mayores es hacerle concesiones y a mí no me gusta hacerle concesiones. Los virus son impredecibles y el coronavirus nos demuestra que lo es más todavía. No distingue de género, edad ni profesión ni para lo bueno ni para lo malo. Una nunca sabe cuál va a ser su relación cuando se pone a bailar con el coronavirus. Así que es mejor no bailar con él. Es cierto que en muchas personas mayores se aúnan una serie de factores que contribuyen a que les guste bailar más al virus con ellos y los destroce. Pero también hemos visto grupos de gente que no tiene absolutamente ninguno de los factores que le gusta al coronavirus y no han podido vencerlo en la batalla. No debemos exponernos un poquito más de la cuenta pensando que no pasará nada porque eso es hacerle una concesión al virus. 

P. ¿Y las visitas y relaciones familiares cortadas como lo han llevado?

R.  Depende de los vínculos familiares que tengamos. Son un grupo muy heterogéneo de personas. Hay quienes tienen una estupenda relación con su familia y su familia con ellos para los que la ausencia si fue terrible y hay gente que no tiene ni familia. Benditas nuevas tecnologías, también te lo digo, que han permitido que en la distancia estén cerca con videoconferencias, con los teléfonos, con las video llamadas... han permitido esto. Tengo muchos ejemplos de gente que ha tenido muy buen vínculo con los familiares que lo que hacían era intentar proteger a su familia más que protegerse ellos. 

_________________________________________________________________________________________________________

"El encierro es muy duro para todos y los mayores han estado encerrados en residencias tres veces más que los demás. Pero tenemos que elegir, o se mueren de tristeza llegado el caso o los mata el coronavirus. Es bastante más fácil combatir la tristeza​"

_________________________________________________________________________________________________________

P. Y el caso contrario, en el que algún residente haya conocido el fallecimiento de algún familiar fuera.  

R.. Sí, hemos tenido algún caso de residente que ha tenido un fallecimiento. El encierro es muy duro para todos y los mayores han estado encerrados en residencias tres veces más que los demás. Pero tenemos que elegir, o se mueren de tristeza llegado el caso o los mata el coronavirus. Yo no quiero que estén triste. Nadie quiere que estén encerrados. No queremos esto, pero es que estamos en guerra. O están tristes y buscamos estrategias, que son más sencillas, para controlar la tristeza o dejemos que el coronavirus baile con ellos, y ya sabemos cuál es el desenlace. Es bastante más fácil combatir la tristeza que combatir al coronavirus. 

P. ¿Cómo recibieron la noticia de que iban a ser vacunados?

R. Les hemos hecho partícipes de todas nuestras sensaciones y hablando de forma que nos entiendan. 

P. Estarían como locos por vacunarse. 

R. Sí. No han dudado en vacunarse con bravura y valentía. Alguno me ha dicho que se querían ir a la calle a vivir. En nuestro caso ya están saliendo y recibiendo visitas.

P Será emocionante. 

R. El primer día de salida con un tiempo soleado y precioso... es que no te lo puede explicar. Nos costaba trabajo contenerlos. Había una energía maravillosa. Tengo muchísimo grabado en la memoria sobre el reencuentro de personas mayores con sus familias. 

P. Son personas que han vivido muchos años, ¿te han dicho que esto es lo peor que les ha pasado en su vida? 

R. Sí. Una residente con la que salí a pasear me decía que a sus 93 años no había vivido nunca nada parecido y que su madre le contaba que había habido una gripe muy mala y ella entiende que se parecería a esto. 

P. En Ceuta y Melilla oficialmente no ha habido un solo fallecimiento, ¿A qué crees que se ha debido?

R. Hay mucho trabajo detrás. Muchas sumas pequeñitas de mucha gente que estamos en las residencias y ese poquitito o gramitos de fortuna que para todo hay que tener. Mucho trabajo, mucha anticipación, no hacer concesiones al virus. Ellos se sienten afortunados y en general se sienten que están a salvo, que es lo importante. 

P. Pese a la vacuna los protocolos siguen siendo exigentes. 

R. Efectivamente. Necesitamos hacer la desescalada lenta. Salir y recibir visitas es prioritario y es la primera apertura de la residencia, que es lo más necesario. Ya después de esto daremos otros pasos. En la residencia estamos ahora con un escudo que nos protege, pero no una burbuja que te aísla del coronavirus. Aunque las cifras están bajando hay que tomarse las cosas con calma. Vemos que en una semana cambia absolutamente todo. 

P. ¿Es un premio, el que recibes, agridulce?. Te lo digo porque ha tenido que existir una pandemia para este reconocimiento. 

R. No, no lo he pensado. Entiendo la importancia de los símbolos y los reconocimientos. Creo que son necesarios y a mucha gente le puede suponer el empuje de optimismo, una palmada en la espalda, una mirada de apoyo que mucha gente está necesitando ya.  

Comentarios