Deportes

ZUMBA

Acusan al ICD de “maltrato y discriminación”

Varias personas, practicando Zumba.
photo_cameraVarias personas, practicando Zumba.

Los afectados han reclamado por vía registro pero no obtienen respuesta del Instituto Ceutí de Deportes

Existe un enorme malestar entre los usuarios de Zumba -un baile combinado de modalidad deportiva-, que es una actividad ofertada por el Instituto Ceutí de Deportes, por lo que consideran una acción de “discriminación, agravio y maltrato” a la que se ven sometidos. Han puesto por vía registro una reclamación que se ha desoído y por ello han recurrido a hacer público su problema.

Los han relegado en horarios e instalaciones, explican, en detrimento de otras actividades que no aparecen en el tríptico de las Escuelas Deportivas del ICD.

Admiten que el fútbol es “el deporte rey, pero en la actividad de Zumba hay un volumen de alumnos en aumento cada año”. No solo eso, sino que además hay una larga lista de espera para apuntarse.

En noviembre de 2014, loa  monitora les comunica a los alumnos que de forma unilateral el ICD “decide organizar nuestra vida personal y familiar en torno a un nuevo horario”. De forma que se le da prioridad a los usuarios de fútbol-sala sobre el horario que ellos tenían.

Se asombran ante la decisión y como consideran que se está vulnerando el  reglamento de  usuarios del  ICD recurren al  amparo del registro de la administración, solicitando que se revirtiera la vulneración de la normativa vigente: “en ese momento  no sabíamos que nunca recibiríamos respuesta por escrito, sino que todas las comunicaciones se harían a través de la monitora de la actividad y que no se daría explicación alguna a ese cambio repentino del horario”.

El cambio de horario también les repercute en un recorte del tiempo de la actividad.

En febrero aparecen más problemas. La actividad de Zumba necesita para su ejecución varios espejos y un aparato de música. “Pues bien, hemos pasado de cuatro espejos a uno, porque uno de ellos está roto y los demás rayan con las ruedas  el suelo de madera del pabellón Guillermo Molina”. Todo ello a pesar de que el reglamento de usuarios del ICD dispone que es un derecho encontrar las instalaciones, mobiliario y el material deportivo en perfectas condiciones de uso.

De nuevo, otra comunicación por  parte de la monitora de que solo dispondrán de un espejo y que está prohibido tocar el resto del material. 

Comentarios