Deportes

El PSOE pide que se liciten servicios de monitor de natación

photo_camera Indignacion de la Junta Directiva de la barriada

El ICD debate la deuda a la empresa Arasti Barca por importe de más de 449.000 euros


La Asociación de Vecinos Príncipe Alfonso ha mostrado su “total indignación” con “todos y cada uno” de los componentes del equipo de Gobierno de la Ciudad.

Se sienten “asombrados”, señalan desde la Junta Directiva “por la falta de capacidad, liderazgo y compromiso para gestionar nuestra ciudad de la que la barriada forma parte, les guste o no”.

En este contexto, apuntan como “un vivo ejemplo del escaso nivel de compromiso” la sustitución del gerente Juan Manuel Sánchez de la sociedad que más vinculación tiene con la barriada.

“A estas alturas de la legislatura, con numerosos proyectos sin materializarse, con el Plan Príncipe en vía muerta, es inaceptable que haya que volver a empezar prácticamente de cero”, indican.

La Junta Directiva advierte de que hoy en día “el Príncipe se encuentra peor que nunca, las infraestructuras se han quedado obsoletas, las redes de saneamiento desembocan en vaguadas de las zonas colindantes, las distintas quejas de obstrucción en las redes de saneamiento se multiplican”. Por si fuera poco, hablan de fugas de agua potable, de falta de presión en las viviendas, calles a las que no llega la red de agua… “y aún siguen engañando a la gente con una posible cédula de habitabilidad inexistente. Las infraestructuras de electricidad llevan siglos”.

El último cortocircuito, ponen como ejemplo, “provocó un incendio en la calle Fuerte, “pudiendo causar accidentes de gravedad. ¿Que respuesta nos da la ciudad?, que no es responsabilidad suya, y los vecinos se preguntan ¿Qué es responsabilidad vuestra en la barriada del Príncipe?”.

Proyectos

Se quejan de que los proyectos prometidos por el Gobierno de Juan Vivas han quedado “en el olvido”. Hacen preguntas cómo dónde estan os 18 millones de la Confederación Hidrográfica, los 120 millones del Plan Montoro, el Plan Urban, o los 29 millones que se iban a invertir de los fondos Europeos y de la Ciudad para sufragar el montante del Plan Príncipe”.

Añaden que una barriada de 12.000 habitantes como es El Príncipe cuenta con las tasas de paro y de fracaso escolar más altas de Europa, fundamentalmente en lo referente al paro juvenil.

Y advierten: “los jóvenes han perdido la esperanza y son presas fáciles para bandas delictivas. Tenemos a todas las cadenas de televisión preguntándose por qué se van los jóvenes. ¿Nuestro Gobierno se ha hecho esa pregunta? ¿Ha pensado al menos en una solución?”.

Indica la Junta Directiva que son numerosas las familias desestructuradas que sobreviven gracias a ayudas de alimentos del Economato Social.

“Es triste y vergonzoso ver que los intereses de unos pocos, son más importantes que los de una gran parte de la ciudadanía. Esta asociación pregunta al gobierno qué es lo que le espera a está barriada en el futuro. ¿Por qué no dejan de mirar hacia otro lado y hacen su trabajo?”, inquieren.

Recuerdan que la asociación “ha llevado infinidad de propuestas positivas para esta barriada, las cuales están abarrotando los cajones de las diferentes consejerías. Porque no hemos cesado de enviar infinidad de escritos, ustedes lo saben muy bien. Aunque no se dignen en contestar a estos escritos, nosotros seguiremos insistiendo, seguiremos alzando nuestra voz en los medios de comunicación para que el día de mañana no se nos culpe de ser cómplices de la marginación y la discriminación”, expolican.

Le proponen al presidente Juan Vivas “ponerse un chándal y unas zapatillas y que él mismo obtenga las respuestas a las repetidas preguntas que nos hace en monótonas reuniones en las que se nos repite que todo está en marcha”

“Es por eso que hoy volvemos a alzar nuestra voz, los signos son visibles y hay que reaccionar con medidas reales y no con palabras que se las lleva el viento”, explican..

Desde su perspectiva, hacen falta medidas socio-educativas, inversiones en infraestructuras, ocio, y medidas también para fomentar el empleo y también todas aquellas que promuevan la igualdad, educación, el derecho a una vivienda digna, etcétera.

Así las cosas, piensan que quizá “sea hora de buscar otro interlocutor, quizá sea necesario hablar directamente con el Estado. Alguien debe escuchar nuestro grito. El tiempo va pasando –concluyen- y la situación lejos de mejorar poco a poco se va enrareciendo. Es complicado seguir evitando una realidad que no deja de martillear”.

Comentarios