Deportes

Las categorías alevín y benjamín, las más afectadas

La participación en la XXXII MIlla Urbana se resiente con el cambio de fecha

Los primeros clasificados de cada carrera han recibido medallas de recuerdo/ JUANMA
photo_cameraLos primeros clasificados de cada carrera han recibido medallas de recuerdo/ JUANMA

Organizada por el ICD se ha celebrado esta mañana la XXXII Milla Urbana con una participación sensiblemente inferior al número de inscritos, unos setecientos.

La segunda prueba incluida en el Calendario de Carreras 2019 ha quedado deslucida por la pobre participación en las categorías ‘menores’ y por el día nublado. La XXXII Milla Urbana ‘Ciudad de Ceuta’ no pudo disputarse el 31 de octubre al cancelar el Instituto Ceutí de Deportes (ICD) la prueba por las inclemencias meteorológicas pasando al domingo, 12 de mayo.

El inicio del mes sagrado del Ramadán ha podido influir en que muchos pequeños de las categorías alevín y benjamín no hayan estado en las Murallas Reales, lugar al que han acudido en años anteriores acompañados por sus padres o familiares.

La prueba ha dado comienzo con los veteranos, senior, internacional y silla de ruedas masculino y femenino homologadas por la Real Federación Española de Atletismo, que han completado el recorrido de una milla, 1.609,5 metros. Los siguientes en tomar la salida han sido los junior y juveniles masculino y femenino.

A continuación ha sido el turno de los cadetes, que también han hecho el recorrido completo. Los deportistas de diversidad funcional adaptada han sido divididos en tres grupos corriendo 200, 400 y 800 metros.

Menos niños

La participación ha sufrido un revés en las categorías infantil, alevín y benjamín donde los niños y las niñas recorren 800, 400 y 200 metros respectivamente. Miembros de la organización han cifrado en un 50% el número de inscritos que no se han presentado en las Murallas Reales.

Los que han hecho la Milla se han empleado a fondo para completar el recorrido llegando algún participante a la meta con flato o llorando al haber sufrido una caída, pero sin consecuencias.

Los primeros clasificados en cada carrera han recibido una medalla de recuerdo, una camiseta, chocolate y agua. La directora-gerente del ICD Araceli García ha estado pendiente de todos los detalles de la prueba para que saliera lo mejor posible.

La prueba ha contado con la colaboración de miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, Protección Civil y voluntarios de la debidamente identificados.

Comentarios