Economía/Empresa

Qué necesito y cuánto puedo gastar

A la búsqueda de la ganga veraniega

Ciudadanos saliendo de un establecimiento después de realizar sus compras (C.A.)
photo_cameraCiudadanos saliendo de un establecimiento después de realizar sus compras (C.A.)

La época de descuentos termina a finales de agosto, pero son en los primeros días de rebajas cuando se gasta más dinero.

Las rebajas de verano han comenzado y con ellas la búsqueda de la ganga veraniega. Los escaparates de las principales calles comerciales dejan de lucir ropa, zapatos o artículos para llenarse de grandes carteles con la palabra ‘Rebajas’ en varios idiomas. Preguntando a los clientes que estos días se pasean por los comercios, la mayoría “está mirando”, otros buscan un producto en particular y algunos buscan productos de otras temporadas. “Ahora en verano prefiero mirar las ofertas en ropa o complementos de invierno que son los que tienen mayores descuentos”, explica una veinteañera con tres bolsas de conocidas marcas de ropa.

La mayoría de los clientes tienen claro los consejos para evitar que les den gato por liebre pero no está de más recordarlos antes de lanzarse a la caza de las gangas.

Las asociaciones de consumidores recomiendan definir de antemano el presupuesto a gastar durante las rebajas y analizar el armario para saber qué se necesita realmente. Se puede elaborar una lista y si sobra presupuesto después de comprar lo básico, llega la hora del capricho.  

Como en todo, hay horas en las que las tiendas se convierten en un hervidero de clientes y es imposible comprar con tranquilidad. Desde las asociaciones de consumidores recomiendan la hora de comer, así como de miércoles a viernes “porque suele haber más stock”. También es importante comparar precios y no lanzarse a por el producto deseado a la desesperada. En época de rebajas las tiendas aprovechan para liquidar y se pueden encontrar buenas gangas si se sabe buscar.

Se recomienda también inspeccionar bien el producto para evitar llevarnos un producto sucio, deteriorado o defectuoso. El periodo de rebajas no condiciona ni la calidad ni la garantía de los productos, por eso, no se pueden vender artículos defectuosos, deteriorados u obsoletos. Además, hay que comprobar la política de devoluciones del establecimiento para evitar sustos posteriores y guardar los comprobantes de compra. Es recomendable pagar en efectivo y no abusar de la tarjeta de crédito para tener más control.

A través de la red

Comprar a través de internet cada vez gana más adeptos. Según el último estudio anual sobre Comercio Electrónico B2C presentado por la ONTSI (Observatorio Nacional de las telecomunicaciones y de la SI), el número de compradores online sigue creciendo, pasando de 15,2 millones de euros a 17,2 millones y no va a ser menos en época de rebajas aunque en la red se encuentran ofertas prácticamente a diario.

Trusted Shops en España, el sello de calidad para tiendas online europeas, ofrece sencillos pasos para comprar también de forma segura a golpe de clic. En el caso de las tiendas online, el primer filtro hay que ponerlo en la propia tienda. El hecho de encontrar un producto excesivamente barato puede ser determinante para identificar una tienda online fraudulenta.

En segundo lugar, todas las compras realizadas a través de Internet cuentan con derecho de devolución de 14 días que comienza a contar cuando el cliente recibe la mercancía. Asimismo hay que poner atención a los gastos de envío, que en muchas ocasiones no contabilizan hasta que no se da el importe total del pedido. Los consumidores on line deben saber que este tipo de tiendas están obligadas a reflejar los plazos de entrega de sus productos y cumplirlos. Los expertos recomiendan comprar en aquellas páginas que cuenten con un sello de calidad para garantizar la seguridad de la compra.

Comentarios