Economía/Empresa

La Cámara de Comercio recrimina al Gobierno la falta de consenso en el plan de ahorro energético

Salón de catos de la sede de la Cámara de Comercio (C.A./ARCHIVO)
photo_camera Salón de actos de la sede de la Cámara de Comercio (C.A./ARCHIVO)

Joaquín Mollinedo, secretario general de la Cámara, destaca la inversión que deberán a cometer las empresas del sector afectadas y el escaso plazo de tiempo para adecuar sus locales.

Faltan dos días para que entre en funcionamiento el plan de ahorro energético del Gobierno y sigue habiendo dudas sobre la aplicación de algunas de las medidas.

Así, en la jornada de hoy se va a llevar a cabo una reunión entre las Comunidades Autónomas y los ministerios de Transición Ecológica y el Reto Demográfico y el de Industria, Comercio y Turismo.

Entre las medidas, al margen de que edificios públicos y privados reprogramen la temperatura de sus aires acondicionados y apaguen sus escaparates por la noche, también incluye una medida que deberá comenzar a aplicarse a partir del próximo 30 de septiembre, los edificios deberán contar con un sistema automático de cierre de las puertas que dan a la calle, para evitar que estén abiertas de par en par. Esta obligación ya existía desde 2009, salvo para locales que se climatizan con energía renovable, que ahora también tendrán que adecuarse.

Entre los edificios que tendrán que adecuar la temperatura a 27 grados, se encuentran bares y restaurantes, aunque el Gobierno ha precisado que podrán ponerlo a 25, todo dependerá del tipo de trabajo y del plan de prevención de riesgos laborales que disponga cada empresa.

Desde la Cámara de Comercio de Ceuta, su secretario general, Joaquín Mollinedo, cuestiona la implementación de muchas de las medidas.

Mollinedo destaca la preocupación del sector ante la puesta en marcha de estas medidas dado que su incumplimiento podría suponer unas sanciones económicas elevadas. Empresas, como los hoteles, tendrán que adecuar en sólo 7 días, desde este miércoles, sus sistemas de climatización para que los clientes no puedan cambiar la temperatura. “Estamos en temporada alta y no va a dar tiempo a hacerlo”. Mollinedo apunta que para muchos de los turistas que visitan nuestro país, provenientes del norte de Europa, “27 grados es una temperatura muy alta".

Desde la Cámara de Comercio también apuntan a que en muchos casos “supone una inversión muy potente”, destacando el importante desembolso económico que tendrán que llevar a cabo los comercios para instalar, antes del 30 de septiembre el sistema automático de cierre de las puertas que dan a la calle.

El secretario general de la Cámara de Comercio de Ceuta duda que en el tiempo que resta exista la posibilidad real de que todos los comercios, bares y restaurantes con locales climatizados puedan adecuar sus establecimientos antes de esa fecha.

Comentarios