Economía/Empresa

"Ya no es atractivo comprar allí", aseguran los empresarios a la prensa marroquí

El comercio tetuaní confía en recuperar a los clientes huidos a Ceuta

Reclamo publicitario de rebajas en el Paseo del Revellín (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraReclamo publicitario de rebajas en el Paseo del Revellín (C.A./ARCHIVO)

Los empresarios del sector de la ciudad marroquí albergan la esperanza de que el rigor mostrado por su Gobierno frente al tráfico de mercancías y las dificultades para transitar a través de la frontera aumenten su competitividad.

Las amenazas que se ciernen sobre el futuro del comercio local a causa de la convulsa situación de la frontera son vistas como una luz de esperanza por los empresarios tetuaníes. La prensa marroquí recoge estos días la confianza que ha comenzado a cundir entre los empresarios de Tetuán en que sus ventas aumenten y sus negocios se fortalezcan gracias a la recuperación de una clientela que había huido hacia Ceuta.

El turismo de compras, que reiteradamente los comerciantes ceutíes habían celebrado como un apoyo para soportar el frágil estado del sector, ha comenzado a declinar ante las dificultades reales que los consumidores marroquíes encuentran para cruzar la frontera. “Ya no es un destino atractivo para comprar”, confiaban los empresarios de la vecina a ciudad al periódico “Press Tetouan”.

La decisión unilateral de Marruecos de acabar con el porteo de mercancías a través de la frontera es una apuesta de Rabat por la revitalización de su economía. El envite, arriesgado por cuanto deja sin empleo a miles de marroquíes cuya subsistencia depende de esta actividad, ha sido alentado por la certeza de que para las arcar públicas del país el porteo ha dejado de ser un negocio.

El pasado mes, el director general de Aduanas de Marruecos, Nabyl Lakhdar, aseguraba a la prensa de su país que la Hacienda pública estaba dejando de ingresar entre 360 y 540 millones de euros en concepto de aranceles impagados a causa del contrabando a través de Ceuta y Melilla.

Los comerciantes del norte de Marruecos, movidos por las mismas expectativas que anidan entre empresarios de otros sectores, aguardan a que su Gobierno ponga en marcha la prometida revitalización económica de la zona. Un informe recientemente elaborado por diputados del Parlamento marroquí proponía, entre otras medidas, impulsar el desarrollo de infraestructuras industriales y la implantación de incentivos fiscales en la región para rescatarla de la anemia económica.

Comentarios