Viernes. 27.04.2018 |
El Tiempo
Ceuta Actualidad

BUENA PARTE DE LAS PETICIONES PLANTEADAS HACE CASI SEIS AÑOS NO HAN SIDO ATENDIDAS

Las demandas de los agentes sociales contra la crisis reiteran las medidas sin ejecutar ya planteadas en 2012

Frontera de El Tarajal (C.A.)
Frontera de El Tarajal (C.A.)

La movilización de los agentes sociales contra la crisis económica que atraviesa la ciudad reitera las demandas que, junto a los partidos políticos, se plantearon hace seis años y que, en su mayoría, siguen sin haber sido satisfechas. 

Las demandas de los agentes sociales contra la crisis reiteran las medidas sin ejecutar ya planteadas en 2012

El diagnóstico está hecho, el acuerdo sobre las medidas que resultaría preciso adoptar se ha forjado, al menos en términos genéricos, durante los últimos años, pero, hasta el momento, no se ha cometido ninguna acción fundamental para la solución del problema. “Nadie se ha desdicho del plan que en su día consensuaron partidos y agentes sociales”, recordaba ayer mismo el secretario general de CCOO, Juan Luis Aróstegui. El problema no es otro que el de la progresiva depauperación de la economía ceutí y el plan, el elaborado en 2012 en el marco de la extinta Mesa por la Economía, integrada por representantes de la Ciudad, grupos de la oposición municipal, empresarios y sindicatos.

El documento cobra hoy especial relevancia en un contexto de movilización de los agentes sociales, quienes, además de nuevas plataformas reivindicativas, han promovido conversaciones, no muy provechosas hasta la fecha, con las administraciones central y autonómica.

Aquel plan nacido en 2012 detallaba toda una suerte de medidas para acabar con los problemas que, idénticos a los que la ciudad padece actualmente, se han visto agravados, fundamentalmente, por la catastrófica deriva de la frontera.

El denominado “Plan estratégico para el desarrollo económico de Ceuta” proponía un paquete de iniciativas que, vistas casi seis años después, son en lo sustancial idénticas a las que los agentes sociales continúan demandando. Ya entonces se planteó una rebaja del Impuesto sobre la Producción, la Importación y los Servicios (IPSI) como fórmula para reactivar la actividad económica. Hoy, a comienzos de 2018, el Gobierno local asegura que la rebaja del 10% del impuesto podrá ser una realidad en breve, avalada por el Ministerio de Hacienda.

La ofensiva sobre la frontera venía orientada en el plan hacia la reordenación de la actividad en el polígono de El Tarajal, escenario de la conflictividad fronteriza. Ni normalización del llamado “comercio atípico” que se exigía entonces se ha producido ni el impulso a actuaciones urbanísticas en el entorno se ha materializado. Los redactores del plan planteaban también que se pidiese a la Administración central la mejora del funcionamiento del puente del Biutz. Sin embargo, no fue hasta febrero del pasado año cuando se inauguraba el paso peatonal de El Tarajal II, puerta de entrada a los polígonos para los porteadores cuyos resultados no han acabado de satisfacer las primeras expectativas.

En el frente del empleo, los requerimientos planteados en 2012 por la Mesa por la Economía tampoco han sido atendidos. El plan contenía un paquete de 74 medidas ideadas para combatir el desempleo, entre las que figuraban la lucha contra la economía sumergida –un objetivo insatisfecho pese a recientes iniciativas adoptadas por la Agencia Tributaria y los servicios fiscales de la Ciudad- y el rediseño de los Planes de Empleo, que, en lo esencial, continúa funcionando de manera prácticamente idéntica a hace seis años.

La tarea de adecuar el Régimen Económico y Fiscal Especial de la Ciudad era otra de las recomendaciones de los autores del plan. Sólo recientemente, el Gobierno local ha comenzado a anunciar la disposición del Ministerio de Hacienda de introducir algunas modificaciones, con el incremento del 50% al 60% de la bonificación al IRPF como la más relevante.

En el ámbito de los transportes, la pretensión era la de adoptar iniciativas, como la creación de una tarjeta VIP para visitantes, orientadas a reducir el precio del pasaje de barco a los turistas. Lo más parecido a esta propuesta es la pretensión del Gobierno local, dotada de un millón de euros en los Presupuestos Generales de la Ciudad de 2018, de licitar un servicio entre navieras que permita reducir el coste del billete.

Otro de los ejes contemplados en el documento pasaba por la preservación del potencial de demanda que Marruecos suponía para el comercio, los servicios y el turismo ceutíes. La situación actual de la frontera no alienta a comienzos de 2018, precisamente, una mirada optimista sobre la posibilidad de garantizar la fidelidad de este grupo de consumidores.

Las demandas de los agentes sociales contra la crisis reiteran las medidas sin ejecutar ya planteadas en 2012