Economía/Empresa

La fiscalidad especial vigente en las dos ciudades autónomas para el juego online atrae a una nueva empresa

La división digital del Casino de Barcelona traslada su sede a Ceuta

casino de barcelona (grup peralada)
photo_cameracasino de barcelona (grup peralada)
La implantación en Ceuta será completa cuando en septiembre se instalen en la ciudad la decena de trabajadores empleados en la división online del Casino.

Aumenta la nómina de empresas de juego online que han radicado su sede en Ceuta al reclamo de las ventajas fiscales que ofrecen el Estado y la Ciudad. Ahora ha sido la versión digital del Casino de Barcelona la que ha resuelto instalarse en el municipio, según informa el diario Ara.

Según han confesado fuentes de la empresa al periódico catalán, el traslado obedece a una intención por reducir costes en una división que no es clave para Casino de Barcelona. La implantación en Ceuta será completa cuando en septiembre se instalen en la ciudad la decena de trabajadores empleados en la división online del Casino.

La división online del Casino, integrado en el Grup Peralada, acumuló pérdidas en 2017, lo que explicaría como una decisión estratégica dirigida a reducir pérdidas su traslado a Ceuta.

 

Beneficios fiscales

El pleno de la Asamblea sancionaba el pasado enero, con los votos en contra de PSOE, Caballas y MDyC y la abstención de Ciudadanos, la aprobación definitiva de la modificación del Impuesto sobre la Producción, los Servicios y la Importación (IPSI). La modificación pretendía convertir Ceuta en un centro tecnológico mediante la incentivación fiscal. El Gobierno aspiraba a que las empresas dedicadas al sector del juego online encontrasen un entorno favorable para asentarse en la ciudad.

La propuesta aprobada prevé la aplicación de un tipo súper reducido del 0,5% para servicios de asesoramiento y tratamiento de datos y suministro de información en relación con las operaciones de juego online. El mismo tipo del 0,5% se aplicará también a otros servicios como los de publicidad o similares, de atención al cliente –los conocidos como “call centers”- o aquellos prestados por vía electrónica (alojamientos de sitios web, mantenimiento a distancia de programas y equipos o acceso a descarga de contenidos, entre otros).

La modificación del IPSI se planteaba como complemento de la bonificación del 50% contemplada en los Presupuestos Generales del Estado para 2018 sobre los tributos aplicables a estas empresas en Ceuta y Melilla. La nueva regulación pretende beneficiar a las empresas “realmente radicadas” en la ciudad y no sólo a las que establezcan en ella su residencia fiscal.

 

Comentarios