Economía/Empresa

El tiempo y el precio del bulto, causantes de la tranquilidad en el Biutz

El control de las mercancías en el puerto ha reducido en un 90% la entrada de bultos ilegales mientras los comerciantes continúan a la espera de la seguridad privada

El mal tiempo, junto con la bajada del precio del fardo, han podido ser las causas de este descenso que ha dejado una visión poco habitual en los polígonos del Tarajal. Tan inusual, que Marruecos decidió cerrar el puente del Biutz, uno de los puntos calientes del comercio entre ambos países, antes de la hora habitual por la falta de movimiento. Según ha explicado a Ceuta Actualidad el coordinador de los polígonos, Arturo Santorum, “ahora el fardo se está pagando a 10 euros cuando en la fiesta del sacrifico se llegan a pagar a 100. Esto hace que muchos porteadores no crucen a la ciudad”. Opinión que comparte el vicepresidente de la asociación de comerciantes del Tarajal, Francisco Sánchez.

Santorum y Sánchez también apuntan a las medidas de control puestas en marcha por la Administración autonómica en el puerto como causante de esta bajada en el número de porteadores. Desde el mes de diciembre el Gobierno instaló una oficina de control de mercancías en el puerto para controlar y pesar todos los camiones que llegan a Ceuta con fardos de ropa con destino Marruecos y parada técnica en los polígonos del Tarajal. En esta oficina trabajan de manera conjunta Agencia Tributaria, Aduanas, Policía Local, Guardia Civil y Servicios Tributarios de la ciudad. Según Sánchez la entrada de bultos “de vete a saber dónde” se han reducido en un 90%.

El coordinador de los polígonos afirma que cuando la Policía Nacional contaba con la ayuda de la seguridad privada para organizar las filas y bultos “algunos días también terminábamos sobre las 12 de la mañana. Así que esta situación no es nueva”.

Seguridad privada

El pasado 20 de enero el delegado de Gobierno, Francisco Antonio González, anunciaba a Ceuta Actualidad que impondría en un plazo no superior a los diez días un plan de seguridad para el polígono de El Tarajal. La intención de la representación del Gobierno central en la ciudad es la de recurrir a la Ley de Seguridad Privada para forzar a los comerciantes de El Tarajal a contratar servicios privados de seguridad en el caso de que, finalmente, no lo hagan voluntariamente. Ya han pasado esos diez días marcados en el calendario por el delegado y, según ha confirmado Santorum, el Tarajal sigue sin seguridad privada.

Sánchez, por su parte, se remite a las declaraciones que hizo el presidente del polígono de la Chimenea en los medios de comunicación en las que aseguraba que la seguridad privada se iba a poner en marcha en breve. Una brevedad que se está haciendo larga para la asociación de comerciantes. “Hay intereses particulares en este asunto. Hay quien quiere ser dueño y señor del polígono. Nosotros estamos dispuestos a pagar la contratación de seguridad privada pero por ahora no sabemos más”.

Comentarios