Economía/Empresa

EMPRENDEDORES

Una empresa ceutí, entre las primeras en obtener autorización para volar drones de manera profesional

Uno de los drones de La Plaza, en pleno vuelo/ CEDIDA
photo_cameraUno de los drones de La Plaza, en pleno vuelo/ CEDIDA

La empresa ceutí La Plaza Audiovisual S.L. es una de las primeras de España en obtener autorización de  la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) para ofertar servicios apoyados en el vuelo de drones RPAS (sistemas de aeronaves pilotadas remotamente) de peso inferior a los 25 kilos. La firma ya ha trabajado para la productora de la serie de televisión "El Príncipe".

Antes de que un enjambre de pequeños artefactos voladores teledirigidos ennegreciera los cielos, el legislador resolvió que sería juicioso aprobar una norma que regulara su uso. Los drones son un alarde de la ingeniería que tanto pueden servir para ofrecer información detallada a un topógrafo como para triturarle un dedo a un cantante de éxito en pleno concierto.

La ley que regula en España la utilización profesional de drones establece, entre otras muchas limitaciones, que éstos no podrán sobrevolar aglomeraciones urbanas ni superar una altitud de 400 pies, unos 120 metros, aproximadamente. Nada dice sobre su uso por estrellas del pop nacional, empeñadas en exponer la integridad de sus extremidades al riesgo de la amputación.

Apenas han transcurridos diez meses desde la aprobación de una norma que fija los requisitos que la Administración exige a las empresas operadoras de drones civiles. Una de ellas tiene pedigrí ceutí. La Plaza Audiovisual S.L. es la primera empresa radicada en Ceuta dedicada a la prestación de servicios apoyados en el uso de estos ingenios voladores. La firma caballa cuenta con la autorización de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (Aesa) para ofrecer trabajos aéreos utilizando drones RPAS (sistemas de aeronaves pilotadas remotamente) de peso inferior a los 25 kilos.

“Queremos dar cobertura a las necesidades de nuestros clientes en diferentes áreas, usando los drones RPAS como herramienta de trabajo”, explica el director de operaciones de la empresa, Manuel de la Cruz, quien detalla cómo la firma tiene la pretensión de ampliar el ámbito de su oferta desde la producción audiovisual, a la que actualmente se dedica, a otros sectores como la industria, la agricultura, la obra civil o la topografía aérea.

La empresa ceutí ya ha sido requerida para algunos trabajos de prestigio. Así, la productora Plano & Plano, responsable de series televisivas de éxito como “El Príncipe”, han confiado sus tomas aéreas a los profesionales de La Plaza.

 

Un mercado en expansión

Los empresarios caballas se sitúan para competir en un mercado que, según los especialistas, se ampliará en los próximos años de la mano de una demanda en progresivo crecimiento. Según las estimaciones de los expertos, en una década uno de cada diez hogares dispondrá de un dron.

Estas posibilidades de negocio exigen, sin embargo, un compromiso responsable que en este incipiente sector muchos no han asumido todavía. La norma legal marca una estricta relación de condiciones para el empleo profesional de estas máquinas. Los emprendedores caballas de La Plaza lo saben bien. La nueva empresa, tal y como le reclama la ley, dispone de un piloto habilitado por Aesa, ha de acreditar la vigencia de un seguro de responsabilidad civil y elaborar un estudio aeronáutico de seguridad.

Para obtener la autorización de la Administración, los pilotos deben superar un curso teórico, básico o avanzado, impartido por una organización reconocida por Aesa y acreditar un certificado médico emitido por un especialista en medicina aeronáutica.

Unas prevenciones que servirán para ordenar el sector, garantizar la seguridad en la práctica del vuelo del drones y, por qué no, para conseguir que afamados cantantes conserven todos sus dedos.

Comentarios