Economía/Empresa

temen que las navieras suban precios

Los empresarios creen que sólo el fin de los problemas en la frontera dará sentido a las ayudas al transporte de mercancías

Contenedores apilados en el recinto portuario/ C.A.
photo_camera Contenedores apilados en el recinto portuario/ C.A.

Pese a su satisfacción, no ocultan que sin una solución definitiva a los colapsos que se viven en la frontera las nuevas ayudas no llegarán a ser totalmente efectivas. 

La inclusión en los Presupuestos Generales del Estado del establecimiento de un régimen de bonificaciones para el transporte de mercancías en Ceuta ha sido recibida con satisfacción incompleta por los empresarios quienes, con todo, consideran que esta medida debe venir acompañada de otras para favorecer la dinamización económica de la ciudad. La implementación de la bonificación, que podría ser de hasta el 50%, habrá de quedar ahora precisada en un real decreto.

“Es un hecho interesante pues puede significar un incentivo para el incremento de la inversión de los establecimientos ya radicados en Ceuta y un atractivo para otros operadores nacionales”, analiza el secretario general de la Confederación de Empresarios de Ceuta (CECE), Antonio Ramírez.

El portavoz de la CECE advierte, sin embargo, de que la bonificación puede perder su carácter de estímulo para los empresarios si las navieras optan por incrementar sus precios. “Esperemos que esto se regule de algún modo porque si suben los precios, la bonificación carecería de sentido”, argumenta Ramírez.

La CECE mantiene que, pese a la buena recepción dada a las bonificaciones pactadas en el Congreso, las subvenciones perderán todo su potencial si continúa sin resolverse el problema que la situación de la frontera supone para la economía ceutí. “Si queremos que la bonificación tenga una eficacia real hay que mirar a la frontera: si acaban los colapsos, las empresas, sobre todo las que hacen grandes importaciones, verán resultados”, concluye Ramírez.

 

Sin exclusiones

En la misma línea se pronuncia el presidente de la Cámara de Comercio, Karim Bulaix. “De nada sirve esta medida si después no se puede vender a nuestro cliente principal, esto es, a nuestro cliente marroquí”, sostiene el presidente de la institución cameral, para quien resultaría necesario, además, habilitar una estrategia comercial de productos gancho y propiciar un cambio del sistema impositivo en Ceuta.

La extensión a todos los sectores de las bonificaciones a las cuotas de la Seguridad Social es una de las demandas “irrenunciables” que plantea el presidente de la Cámara. “Quedaron excluidos algunos sector por criterios que han quedado obsoletos –señala Bulaix-Es el caso, por ejemplo, de la construcción, que se consideró que estaba en auge y en la actualidad es uno de los más castigados”.

Bulaix ha reclamado que en la redacción del real decreto que ha de regular las bonificaciones al transporte de mercancías no se establezcan exclusiones.

“Será una herramienta más para ser competitivos con la Península, pero me temo que por sí solo no resolverá nuestros problemas”, defiende, por su parte, el presidente del Centro Comercial Abierto, Ernesto Valero. El comerciante celebra que las bonificaciones que finalmente se implementarán redundarán en una reducción del coste imputable a los portes y, con ello, en un beneficio para sus clientes a través de una reducción de precios.

Sin caer en el escepticismo, el empresario ha expresado su confianza en que las subvenciones alcancen finalmente ese 50% de máximo que recoge el pacto establecido por los grupos políticos en el transcurso del debate de los Presupuestos Generales del Estado. “Hay que confiar en que se llegue a ese máximo”, ha asegurado.

Valero subraya que, en todo caso, dar solución a los cotidianos colapsos a los que se ve sometido el paso a través de la frontera continúa siendo el objetivo preferente de los empresarios ceutíes. “Fluidez en la frontera significa fluidez para el comercio”, sentencia el empresario.

Desde los sindicatos, la percepción no es muy distinta. El secretario de organización de UGT, Miguel Ángel Escobedo, considera que las nuevas bonificaciones propiciarán un impulso a la economía. Al igual que Valero, Escobedo estima que las subvenciones activarán una cadena de beneficios que alcanzará a los consumidores a través de una bajada de los precios.

 “Ceuta está en un lugar que, por su insularidad, determina mayores costes a la importación de las mercancías; todos los costes que se rebajen a las empresas deberían redundar en el precio final y en creación de empleo con mejores condiciones”, considera el sindicalista, quien confía en que las bonificaciones se traduzcan en una redistribución de la riqueza.

Comentarios