Economía/Empresa

El nuevo Revellín: una decena de negocios cerrados en menos de 200 metros

descarga
photo_camera Tramo del Revellín donde se concentran la mayoría de negocios cerrados (C.A.)

Una de las zonas más comerciales de Ceuta está sufriendo gravemente las consecuencias de la doble crisis que afecta a Ceuta desde hace un año. 

Una de las zonas más comerciales de Ceuta, el Paseo del Revellín, está sufriendo gravemente las consecuencias de la doble crisis que afecta a Ceuta desde hace un año: el cierre de la frontera y la pandemia del covid.

Paseando por esa zona podemos apreciar cómo en menos de 200 metros una decena de negocios han tenido que echar el cierre, la gran mayoría franquicias: Bijou Brigitte, joyería Benítez, Virginia, Springfield, Charanga, Pull&Bear, MaryPaz, Gales Fabiola...

Lamentablemente, si continuamos nuestro camino hacia la calle Real la imagen es igual de dantesca. Locales y locales vacíos con el cartel de se alquila o se vende.

Una estampa que se repite en diferentes zonas de Ceuta y que demuestra que la ciudad está en peligro de muerte.

El secretario general de la Confederación de Empresarios, Antonio Ramírez, aseguraba a Ceuta Actualidad hace un mes que en el último año, 66 empresas se han visto obligadas a echar el cierre. Hemos pasado de 2.001 empresas en diciembre de 2019 a 1.944 en noviembre de 2020.

Un número que a medida que pasan los meses va en aumento y que no solo afecta a comercios también al sector hostelero. El último negocio que ha anunciado su cierre para finales de febrero ha sido la pizzería Brasiliani. 

 

Un futuro poco prometedor

La Ciudad lleva un año ayudando a empresarios, pymes y autónomos para que no tengan que cerrar pero la crisis cada vez afecta más y las ayudas no consiguen ser suficientes para reflotar un negocio.

El futuro a corto plazo de esta ciudad no es muy esperanzador. La frontera no abrirá hasta que la situación epidemiológica mejore a ambos lados y esto no sucederá hasta que la mayoría de la población esté vacunada.

El turismo podía ser el salvavidas que necesita la ciudad. Habrá que esperar a la época estival para comprobar si este sector comienza a reactivarse o si por el contrario continúa parado.

La consejera de Economía y Hacienda, Kissy Chandiramani, ve difícil que las empresas puedan salir adelante hasta que la crisis del covid no pase o la mayoría de la población esté vacunada.

También ha destacado que “ninguna comunidad ha puesto a disposición de las empresas las ayudas que ha proporcionado y está dando Ceuta”. Considera que sin estas ayudas muchas más empresas hubieran cerrado.