Economía/Empresa

La Nuit, de la época dorada al cierre total por decreto, y en pandemia le cortan la luz

La propietaria de La Nuit: "Con las ayudas al ocio nocturno no llega ni para pagar gastos fijos"

La alarma para evitar robos ha dejado de funcionar. Con las ayudas de la Ciudad a la propietaria de la Nuit no le llega para atender los gastos fijos y paga lo que puede quitándolo de sus ahorros. 

La pandemia ha golpeado con fuerza el ocio nocturno desde el confinamiento de marzo del año pasado. Volvió a abrir en verano durante el mes de julio, pero en agosto la Ciudad Autónoma publicó en el BOCCE el decreto de cierre de locales y bares de copas. Y así hasta hoy. Muchos meses sin ingresos, si bien una modificación permitió el uso de terrazas al aire libre, si dispusieran de ellas, en las mismas condiciones que las establecidas en hostelería y restauración. 

En el caso del Café Pub La Nuit (Pueblo Marinero) su propietaria, María Jesús Martínez, tiene cerrado el negocio y a los trabajadores en el Erte. "Abrimos en julio después de la nueva normalidad. Podíamos utilizar el interior del local, pero pensamos que eso animaba a que la gente bailara y que a lo mejor no se pudieran controlar. Decidimos trabajar con la terraza que nos cedió el Parque Marítimo. Nos cedió el terreno. Trabajamos entonces con terraza pero al mes y casi una semana nos enteramos por la prensa que nos cerraban cuando ya había contratado a dos trabajadores más". 

Sobre los empleados, María Jesús cuenta que "yo tenía cinco trabajadores, los saqué del Erte y tuve que volver a meterlos. Lo que pasa es que la ley para hacerse cargo el SEPE de los trabajadores salió en octubre y yo corrí con los gastos desde agosto hasta noviembre. Te puedo decir que de gastos al mes tengo 6.000 euros mensuales si pago proveedores, luz, agua y seguridad social, pero sólo puedo pagar ahora 2.500 euros con esto cerrado y sin abonar a proveedores, ni luz y agua"Como bien recuerda la propietaria de La Nuit el cierre de un local no sólo es el cierre de una empresa sino de los que "vienen detrás también". 

Por decreto, María Jesús no puede abrir. El plan Ceuta Resiste "nos dio ayudas igual que a las demás empresas, por número de trabajadores y horas trabajadas, pero yo abría dos días a la semana (viernes y sábado) y podría tener los mismos beneficios en dos días que una persona que abre de lunes a domingo. Tenían que haber mirado los gastos reales de cada empresa". Del segundo plan todavía no les ha llegado la ayuda, sólo una para el ocio nocturno, con carácter retroactivo, de agosto a diciembre. 

La pasada semana se encontró con la sorpresa de que Endesa le suspendió el suministro de luz y los sistemas de seguridad del local han dejado de funcionar. "Yo llevaré con el local cerrado un año en marzo y son doce años trabajados ahorrando como autónoma para por ejemplo dar la entrada de una vivienda. Sin embargo, el dinero se lo está comiendo el local cerrado. Ahora me llega el corte de luz y para tener suministro nos dicen que tenemos que pagar 6.000 euros. Tenía entendido que no cortaban los servicios esenciales durante el estado de alarma, que se supone que es hasta el 9 de mayo. Ya no tenemos la alarma que a mí me avise de que está pasando algo; es más, ha habido varios robos en locales con alarma. Aquí nadie cuida del Pueblo Marinero por las noches. Si no tengo ingresos ni me dejan trabajar no es porque nos compense más la ayuda. La ayuda no me llega ni para la cuarta parte de los gastos. Y a mí no me dejan abrir por decreto. Los pagos que hago están saliendo de mis ahorros". 

María Jesús se siente una persona vulnerable, sin trabajar y obligada a asumir unos gastos "sí o sí" pare evitar recargos

 

Comentarios