Economía/Empresa

Marruecos ha aparcado la exigencia de tener que ser empleados de 7 a 10 personas por nave y busca alternativas

Empresarios ceutíes podrán abrir sus naves en la zona comercial de Castillejos sin un mínimo fijo de empleados

Marruecos impuso inicialmente la obligación de contratar a entre 7 y 10 empleados, según los metros cuadrados de superficie, lo que fue rechazado por los empresarios interesados, varios de estos ceutíes. 

El contrabando o comercio atípico terminó porque quiso Marruecos. Entonces muchas familias de la región de Tetuán perdieron esa forma de vida tan censurable que utilizaban  para subsistir. La decisión se tomó y fue de Marruecos. 3

El país vecino se ha animado desde entonces a potenciar el otro lado de la frontera para restituir el posible daño ocasionado a su gente y todavía está por ver si lo conseguirá porque la zona comercial aún no se ha puesto en marcha. Las inversiones están, esa es una realidad, pero y lo demás, ¿Qué sabemos acerca de quiénes serán sus inquilinos y compradores?. Existe una distribución programada, pero una primera decisión adoptada por el país vecino sobre la contratación de un mínimo fijo de trabajadores alertó a los empresarios y frenó la apertura de los negocios.  

Hablar de lo que ocurre realmente al otro lado de la frontera es casi aventurarse porque lo que empezó siendo una requisito Imprescindible: la exigencia de dar empleo a entre siete y diez trabajadores según la superficie de las naves, ahora es una aparente marcha atrás de Marruecos para no perder a inversores y arrendatarios que se interesaron en la zona. 5

Las naves

Lo cierto es que al otro lado de la frontera se han gastado los cuartos en comercializar una zona económicamente deprimida y más empobrecida aún con el portazo al porteo y tras el cierre de la frontera. La pobreza se ha multiplicado y en las calles se refleja.   

En estos momentos, de una primera fase, son alrededor de 70 naves las que están comprometidas para comerciantes que abonarán un alquiler de 50 dírhams (cinco euros) por metro cuadrado. Los almacenes son de entre 200 y 400 metros aproximadamente. Otros, algo más grandes. 

Una primera distribución se reparte de la siguiente manera: el 85% de las naves son para comerciantes de Castillejos y Tetuán. El otro 15%, para los empresarios ceutíes. Varios han decidido trasladar el negocio a la nueva zona comercial marroquí próxima a la frontera. 7

La venta de los productos será al por mayor y destinada exclusivamente a la ciudad de Castillejos mientras que los clientes de otras regiones del país tendrán que realizar sus compras en los pequeños y medianos comercios y tiendas de la población vecina.

El grupo de empresarios ceutíes que tienen la experiencia de los polígonos del Tarajal y que se han comprometido a ocupar una nave en Castillejos,  conocen los márgenes de maniobra de que disponen para que el negocio pueda salir adelante y tenían claro que tantos trabajadores a emplear no les salía rentable. Parece que Marruecos busca ahora otras alternativas, otras vías más beneficiosas para todos, comerciantes y trabajadores. Desde luego, incertidumbre no ha faltado y la apertura de las naves se ha retrasado. 

(Imágenes en exclusiva de Ceuta Actualidad)

 

Comentarios