Editorial

Editorial

El enemigo es el virus, no Julián Domínguez

Julián Domínguez, jefe de Medicina Preventiva del hospital (C.A./ARCHIVO)
photo_camera Julián Domínguez, jefe de Medicina Preventiva del hospital (C.A./ARCHIVO)
En este país todos los sanitarios merecen un respeto que se le ha faltado en el caso de Ceuta a un profesional de la medicina con años de experiencia en su área.

Antes de las fiestas navideñas el jefe de Medicina Preventiva del Hospital Universitario calificó de “preocupante” la situación epidemiológica en Ceuta.

Desde su cuenta de Twitter instaba a no incurrir en los mismos errores que se cometieron en agosto y que se tradujeron en una subida en el número de casos de covid-19.

Se refería a que los datos estadísticos que situaban a Ceuta como uno de los territorios españoles que habían escapado al cambio de tendencia al alza en la evolución de la pandemia no debía alimentar una confianza irresponsable. Entonces Julián Domínguez advirtió de que la posibilidad de un repunte en el número de casos no estaba descartada.

Pidió públicamente que no se cayera en los mismos errores y recordó que en junio y julio no hubo ningún caso, pero que la laxitud de medidas en agosto nos llevó durante días a las cifras de incidencia más altas de España.

¿En qué se ha equivocado el responsable de Medicina Preventiva del hospital? En nada. ¿Por qué siendo el virus el enemigo hay quienes se empeñan en situar a Domínguez como blanco fácil de todas las críticas?

En este país todos los sanitarios merecen un respeto que se le ha faltado en el caso de Ceuta a un profesional de la medicina con años de experiencia en su área.

Este profesional de la salud se ha adelantado a lo que podía pasar y está pasando. Este año ya han fallecido dos personas y los meses de enero y febrero van a ser difíciles. Julián Domínguez maneja suficientes elementos además para opinar y libremente así lo ha hecho, informando sin vendas en los ojos mientras otros han callado o han querido dibujar un panorama diferente.

Está muy bien que nos cuenten lo que queremos escuchar, pero nos encontramos en una pandemia en la que también Ceuta está saliendo muy mal parada, como la mayoría de territorios. Mejor, por tanto, como hizo el especialista, que nos digan la verdad por muy cruel que la misma pueda ser. Hay muchas vidas en juego.

Este 9 de enero se han notificado 32 nuevos positivos y la presión hospitalaria está subiendo. Los casos activos son 215. Estos números justifican lo que ya auguró el jefe de Medicina Preventiva que ocurriría si no se daba prioridad a las restricciones y limitaciones, a las anunciadas por las autoridades o a otras más duras. 

En este tiempo no sólo se refirió el médico al cuidado que debían tener los hosteleros, también lo hizo acerca de la movilidad y los viajes a la Península, a las reuniones de no convivientes y a todo aquello que suponía aglomeraciones de personas.

Deslustrar ahora el trabajo de Domínguez, que únicamente ha intentado que las cosas fueran por buen camino, es de necios. Sabe lo que dice y el tiempo, por desgracia, le está dando la razón. El enemigo es el virus, no Julián Domínguez.

 

 

Comentarios