Educación

El inicio de curso se presume convulso ante lo que los profesores y maestros consideran incumplimientos del Ministerio

La carga de horas lectivas irrita a los docentes

Retorno a las clases en el colegio "Ortega y Gasset" (C.A./ARCHIVO)
photo_cameraRetorno a las clases en el colegio "Ortega y Gasset" (C.A./ARCHIVO)
El Ministerio de Educación no aliviará la presión de los horarios lectivos este curso, a pesar de aparecer como una recomendación en la ley. Los docentes ceutíes se preparan para un inicio de curso que se augura conflictivo.

Los docentes están en pie de guerra. El secretario de Estado de Educación en funciones, Alejandro Tiana, admitía el pasado miércoles que los horarios lectivos para el próximo curso serán superiores a los recomendados por la ley. La aspiración, avalada ya por la normativa, de establecer 18 horas lectivas semanales para los profesores de Secundaria y el máximo de 23 para los de Infantil y Primaria no parece que vaya a satisfacerse este año.

Las cargas del horario lectivo impuestas en 2012 por el Gobierno de Mariano Rajoy no se aliviarán este curso pese a que la nueva “Ley de mejora de las condiciones para el desempeño de la docencia y la enseñanza en el ámbito de la educación no universitaria”, impulsada por los socialistas, contemplaba la reducción de los horarios.

La Junta de Personal Docente de Ceuta ya ha anunciado que consultará a los profesores si cabe promover movilizaciones de protesta para censurar la decisión del Ministerio de Educación de no paliar la carga que suponen los horarios lectivos.

En el caso de Ceuta, la situación se agrava si se tiene en cuenta que el cupo de docentes para el nuevo curso ha aumentado tan solo en 15 profesionales con respecto al año pasado.

 

Curso complicado

La firmeza del Ministerio respecto a los horarios lectivos no será la única complicación con la que habrán de lidiar los centros este curso. La demora en la aprobación de los Planes de Empleo, un buen número de cuyos beneficiarios es destinado cada año al desempeño de las más variadas tareas en los centros escolares, también afectará al normal funcionamiento de los colegios e institutos.

El caso de los cuidadores del colegio de educación especial “San Antonio” es un buen ejemplo de esta situación. Según han denunciado los propios profesionales, el centro dispone tan solo de 14 cuidadores (oficiales de actividades específicas) para los 1490 alumnos que se incorporarán a las clases desde el próximo día 10. En los últimos años, esta carencia de la plantilla se ha cubierto con parados del Plan de Empleo.

Comentarios